Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sector financiero

El Banco de España revela que hay 62.000 millones más de posibles impagos con el ladrillo

Las entidades podrían aguantar una depreciación del 35% en pisos y suelo

El Banco de España se ha cansado de acusaciones, realizadas desde dentro y fuera de España, sobre la ocultación de datos en la morosidad de la banca con el ladrillo. Tras las acusaciones de las Cámaras de Comercio, de la prensa anglosajona y agencias de calificación sobre que no se dice del riesgo real que tiene el sector financiero con la construcción y los promotores, el Banco de España lo cifró en 445.000 millones. No obstante, aclara que parte no tiene nada que ver con este sector y está en sectores "que van desde la energía a las infraestructuras, pasando por el sector del petróleo". Sin embargo, no dice cuánto es ladrillo puro y duro.

Lo que sí dice es que el 9,6% de esta cantidad, es decir, 43.000 millones, están calificados como morosos y, por tanto, están provisionados. Además, otro 14% de la cartera está considerado como préstamos subestándar, es decir: "que presentan alguna debilidad que puede degenerar en impago y pérdidas", dijo ayer José María Roldán, director general de Regulación. Esto supone añadir 62.300 millones más. En total, el sector se juega 105.000 millones con el ladrillo, que supone el 5,7% de todos los créditos concedidos.

Con el resto de sectores, hay 50.000 millones más de morosos declarados a 31 de diciembre. Así, la suma de los créditos malos y los que están en riesgo se eleva a 155.000 millones, el 8,44% del total. Esta cifra se acerca al 9% que tuvo el sector financiero en la crisis de 1992. En dos ocasiones dijo ayer Roldán que hay que "hacer esfuerzos suplementarios", retener beneficios y aumentar capital. ¿Es mucha o es poca la apuesta por el ladrillo? El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez reconoce que eso dependerá de lo que caigan los precios del mercado y que la cartera es muy heterogénea, ya que acumula vivienda usada, nueva, en fase de construcción, primera o segunda vivienda, suelo urbano, rural, etcétera.

Pero el Banco de España tranquiliza: si el precio de los pisos y el suelo cayera el 35%, las entidades no perderían nada. La razón es que las provisiones (que es lo que reservan las entidades de sus beneficios) suman el 35% de los créditos del ladrillo. Este argumento contradice las alarmantes declaraciones de la Asociación Hipotecaria Española. Pero no todas las entidades están igual. Algunas tienen morosidad del 28% con el ladrillo y otras del 2,3%.

El Banco de España recordó que en España la normativa contable es mucho más rigurosa que en los países del entorno, donde las provisiones dependen del juicio del gestor y de los auditores. En España se tasa sobre elementos objetivos.

Por último, abroncó a las entidades por su falta de transparencia. "Hay que explicar mejor sus fortalezas, debilidades y riesgos. Ante la ausencia de información, la percepción de los mercados puede ser peor que la realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010