Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China endurece el tono con EE UU

Wen Jiabao acusa a Washington de violar la soberanía china por la venta de armas a Taiwan - Pekín rechaza las presiones para apreciar el yuan

El primer ministro chino, Wen Jiabao, mostró ayer su rostro más duro y arremetió contra Estados Unidos, a quien culpó del mal momento que atraviesan las relaciones entre los dos países. El dirigente acusó a Washington de violar la integridad territorial y la soberanía chinas, por la reciente aprobación de venta de armas a Taiwan, valoradas en miles de millones de dólares, y el encuentro, el mes pasado, del presidente estadounidense, Barack Obama, con el líder budista tibetano Dalai Lama, a quien Pekín considera un separatista. Wen rechazó las presiones internacionales para que China aprecie el yuan, el cual, según dijo, se mantendrá "básicamente estable".

"La responsabilidad por las graves alteraciones en las relaciones mutuas no es de China sino de EE UU", aseguró en conferencia de prensa, tras la clausura de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional, en el Gran Palacio del Pueblo. "Esperamos que EE UU afronte estos asuntos como es debido y dé pasos concretos" para enderezar la situación. "Una relación pacífica entre China y EE UU convierte a los dos países en ganadores".

Wen, que como es habitual en él salpicó sus respuestas con proverbios y citas a poetas clásicos, evitó pronunciarse directamente sobre otro de los conflictos que enfrenta a la primera y la tercera economías del mundo: el caso Google. "China continuará de manera firme su política de apertura. Las compañías extranjeras son bienvenidas a establecerse en China (...) según la ley", se limitó a decir. Las palabras "según la ley" significan que es poco probable que Pekín acepte que Google no filtre los resultados de sus búsquedas. La compañía estadounidense amenazó en enero con irse de China, después de revelar que sus ordenadores y su servicio de correo electrónico gmail habían sido atacados por ciberpiratas, supuestamente desde China.

El primer ministro se mostró inflexible sobre el valor del yuan, defendió que la estabilidad de la moneda china ha desempeñado "un importante papel" para luchar contra la crisis económica, y dejó bien claro no se plegarán a las presiones internacionales para que sea revalorizada. "Mantendremos la tasa de cambio básicamente estable", dijo Wen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de marzo de 2010