Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:El ACENTO

Algo interesante para leer

Siempre se dice que los estadounidenses no saben dónde está España y se barajan porcentajes de todo tipo sobre este desconocimiento. Pero cuando se habla de eso, todos piensan en el camarero de una hamburguesería. Sin embargo, personajes notables de la política o de la empresa han mostrado estar tan o más en la inopia que el hamburguesero, sin que tengan disculpa alguna por no saberlo. El candidato republicano en las últimas elecciones presidenciales, McCain, hablando de España resaltó la importancia que tenía para Estados Unidos una buena relación con Latinoamérica.

Ahora ha sido la vicepresidenta de Google, Nicole Wong, quien ha demostrado un reincidente analfabetismo. En apenas una semana y en dos ocasiones ha incluido a España en una lista negra de Gobiernos que acechan Internet. Y lo hizo sin improvisar, porque lo llevaba escrito. Si la primera vez pudo ser un error de sus documentalistas, la segunda ya entra en el terreno de la mala fe o, lo más probable, de una persistente ignorancia. Permaneció impasible en el error.

España está, según Wong, en un ilustrísimo pelotón de países -Irán, Pakistán, Etiopía, Arabia Saudí, China o Myanmar- que persiguen Internet. Concretamente por haber forzado la clausura de blogs. Es lamentable que las arañas de Google no le hayan servido a su vicepresidenta para documentarse. Como han aclarado desde Google España, se trató de un episodio aislado y a instancias de un juez que consideró ofensivos unos blogs que promovían el boicoteo de productos catalanes. Google España ha enviado una carta al Ministerio de Industria en el que declara que no hay problemas con la libertad de expresión. Una carta que describe una obviedad, pero que evita mencionar el patinazo de su jefa estadounidense. Si Wong tiene la más mínima voluntad para informarse y no se fía de Google España puede acudir al informe publicado esta semana por su Gobierno sobre los Derechos Humanos en 194 países.

En el capítulo sobre España se dice que "personas y grupos pueden participar en la expresión pacífica de las opiniones en Internet". Wong ya tiene algo para leer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de marzo de 2010