Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras una espera de más de 30 años, el Baix Llobregat estrena hospital

Los vecinos, sorprendidos por el diseño luminoso del Moisès Broggi

Sant Joan Despí

"Parece más un hotel que un hospital". La frase, muy repetida ayer, sirvió para dar la bienvenida al nuevo hospital del Baix Llobregat, el Moisès Broggi, que, por su diseño, no parece un centro sanitario. Luminoso, ecológico, colorido... sus atributos gustaron a los centenares de personas que acudieron a su inauguración, celebrada un mes después de abrir sus puertas. Hasta 3.000 pacientes han sido visitados y ya se han realizado las primeras intervenciones quirúrgicas.

El hospital se vistió de gala para su puesta de largo, que llega 30 años después del primer proyecto constructivo, realizado en 1979. Los mayores recordaban la lucha vecinal necesaria para que las obras empezaran. Josep Pérez, un sonriente jubilado de 68 años, recordaba con sus amigos el día que, en 2005, se puso la primera piedra del hospital. "Pensábamos que no llegaría nunca el día en que pudiéramos pasear por los pasillos del centro. Creo que ha quedado muy bien, pero espero no utilizarlo mucho". El Moisès Broggi, que da servicio a 300.000 personas, acaba con una reivindicación histórica para los 11 municipios a los que cubre, la de tener un hospital cerca de casa: "Antes tenía que desplazarme hasta la Cruz Roja de Barcelona, y ahora lo tengo al lado. Con este hospital, hemos ganado mucho", decía Antonia Izquierdo, vecina de Cornellà de Llobregat.

El discurso del doctor Broggi, de 102 años, el más ovacionado

No sólo los pacientes, también los médicos y enfermeros están contentos con las nuevas instalaciones. Muchos han sido trasladados desde otros centros de la comarca. David, 34 años, llevaba dos en un centro de atención primaria de Molins de Rei. "Creo que es muy buen sitio para trabajar como enfermero, porque rompes con el típico ambiente triste de hospital", dijo.

José Montilla cortó la cinta recordando que él también fue vecino del barrio en el que está ubicado el centro, junto a las instalaciones de TV-3 y que, por tanto, era partícipe de la reivindicación: "Después de 30 años, se hace realidad este hospital por el que tanto hemos luchado", dijo el presidente de la Generalitat. "El Baix Llobregat dejará de ser las muletas de Barcelona con su propio hospital", añadió.

El más feliz ayer fue Moisès Broggi. El prestigioso cirujano pudo ver emocionado cómo, a sus 102 años de vida, su nombre coronaba un hospital. El discurso de Broggi fue, sin duda, el que más aplausos generó.

El estreno del centro se produce pasado un mes desde que la Sindicatura de Cuentas denunciara que el proyecto ejecutivo del hospital fue encargado dos veces "sin seguir el proceso de contratación". El centro se acabó con un sobrecoste de 15 millones de euros sin justificar, según la Sindicatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 2010