Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP utiliza un falso secuestro para alertar de la inseguridad

Sirera se aferra a una denuncia sin credibilidad, según los Mossos

El doble asesinato en un bar de la avenida Diagonal de Barcelona, los problemas de seguridad de Salt (Gironès) y hasta un falso secuestro. El Partido Popular recurrió ayer a una explosiva mezcla de sucesos, algunos verídicos, otros no probados, para posicionarse en el Parlament como el único partido preocupado por el supuesto auge de la inseguridad ciudadana en Cataluña. Aprovechando el clima de consternación por el crimen de una madre y su hijo propietarios de un bar de Barcelona el pasado martes, el portavoz del PP, Daniel Sirera, preguntó al presidente de la Generalitat, José Montilla, qué piensa hacer para atajar este tipo de fenómenos.

Pero Sirera no se contentó con citar el doble crimen y los problemas de multirreincidencia denunciados por el Ayuntamiento de Salt. El portavoz del PP sorprendió a todo el hemiciclo durante la sesión de control al Gobierno al asegurar que "hay colegios en Cataluña en los que se están enviando cartas a los padres explicándoles que hay posibilidades de que sus hijos sean secuestrados". Sirera, que aseguró que el Departamento de Interior estaba al corriente de este suceso añadió: "Esto es una realidad que se está produciendo en Cataluña".

Sirera se refería a un caso registrado en la escuela Pia de Vilanova i la Geltrú (Garraf) en septiembre, cuando una niña de 12 años, llegó asustada a su casa después de que alguien con una furgoneta se le acercara a la salida de la escuela y le dirigiera unas palabras.

Montilla evitó responder al caso concreto citado por Sirera, pero sí le acusó de intentar "apagar fuego con gasolina". Los que sí respondieron a las afirmaciones de Sirera fueron los Mossos d'Esquadra, informa Pere Lobato.

Los Mossos aseguraron que el caso del supuesto secuestro está cerrado porque no hay pruebas de que las personas que viajaban en la furgoneta tuvieran intenciones de secuestrar a la niña. "Probablemente, ésta interpretó mal algo que le dijeron los ocupantes del vehículo", explicaron los Mossos. Sirera no aportó ayer la carta a la que se refirió en su intervención y sólo mostró el acta de una reunión de la asociación de padres de la escuela durante la que surgió el tema. El acta dice claramente que "no hay pruebas que demuestren los hechos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 2010