El "autopsicoanálisis" de Fernando Marías gana el premio Primavera

"El argumento del libro es la oscuridad que hay dentro de mí". Fernando Marías (Bilbao, 1958) ganó ayer el premio Primavera con Todo el amor y casi toda la muerte, pero la novela no llegará a las librerías hasta el 6 de abril y el escritor se ha comprometido con la editorial a no dar demasiados detalles sobre su contenido. Por eso, en conversación telefónica, zigzaguea cuanto puede: "La novela trata de un hombre perdido que está buscándose a sí mismo y de tres mujeres, una real y dos fantasmas".

Marías habla también de su obra como de una "novela autopsicoanalítica" en la que ha dialogado con sus fantasmas para asumir lo que él mismo haya podido "hacer mal": "Si uno escribe una novela histórica sobre una batalla del pasado se arriesga menos que si lo hace sobre algo que le afecta". Y lo que le afecta a él es, dice, una historia cuyo detonante es autobiográfico: el escritor pasaba unas vacaciones "en un hotel de lujo" con una mujer con la que empezaba una relación cuando descubrió que en la habitación no estaban solos: "Seguro que nadie me cree, pero ocurrió".

En 1991 Fernando Marías publicó La luz prodigiosa, una novela que fantaseaba con la posibilidad de que Federico García Lorca hubiera sobrevivido a su fusilamiento. Mentalmente maltrecho, el poeta seguiría viviendo en Granada sin conocer su verdadera identidad. Ese argumento se convirtió en una leyenda urbana renacida cuando, en noviembre pasado, no se encontraron los restos del autor de Yerma en la fosa de Alfacar: "Es entre kafkiano y cómico", cuenta el novelista entre risas. "En Granada me contaban como de toda la vida una historia que me había inventado yo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50