Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tebeo del millón de dólares

Vendido en Internet por 740.000 euros el primer número de 'Action Comics', de 1938, en el que aparece por vez primera el personaje de Superman

Ya se sabe que el tiempo tiene el poder de multiplicar sin límite el valor de un objeto. Los 10 centavos originales que alguien pagó en 1938 para llevarse a casa el cómic de un ser hasta entonces desconocido, con capa roja, mallas azules y superpoderes llamado Superman, se han incrementado hasta alcanzar el millón de dólares (740.000 euros). Ocurrió el lunes, lejos del ojo público, en ese espacio tan virtual como íntimo llamado Internet. El Superman original, el primero que se coló en los quioscos en 1938 en la portada del primer número del tebeo Action Comics, se ponía a la venta a las 10.30 y en apenas unos minutos se convertía en el cómic más caro de la historia, para regocijo de ComicConnect.com, la web dedicada a subastar tebeos vintage que sirvió como intermediario entre dos coleccionistas anónimos.

"Es el Santo Grial de la historieta", dice el fundador de ComicConnect.com

"Es el Santo Grial de los cómics", declaraba poco después Stephen Fishler, fundador de la empresa. El tebeo llevaba 15 años en una colección privada y muy pocos sabían de su existencia. Sin embargo, Fishler sí estaba al tanto: él mismo había vendido ese ejemplar 15 años atrás por 150.000 dólares y nunca le había perdido la pista.

Para quienes no entiendan por qué en 2010 ese mismo cómic vale un millón de dólares, Fishler tiene una respuesta clara: "Antes de ese número de Action Comics no existían los superhéroes o los hombres voladores". Con Superman se inauguraba una era protagonizada por personajes como Batman o Spiderman que ocuparon un espacio esencial en la cultura pop estadounidense y que décadas después de caer en el olvido viven una segunda juventud tras convertirse en la kriptonita que hoy alimenta las taquillas para los grandes estudios de cine.

"La llegada de Superman es el acontecimiento más importante en la historia de los cómics", añadió el socio de Fishler, Vincent Zurzolo. El tebeo protagonista de la transacción estaba casi nuevo. En una escala de 10 grados -inventada por Fishler y utilizada universalmente desde hace años para evaluar la conservación de los cómics- obtuvo un ocho. Y eso, sin haber sido restaurado.

En marzo de 2009 otro ejemplar de la misma serie se vendió por 317.200 dólares (unos 234.000 euros), marcando lo que hasta entones se consideró el precio máximo alcanzado por un cómic. Pero aquel tebeo sólo tenía un seis en la escala de conservación. Su comprador fue John Dolmayan, batería del grupo System of a Down y propietario de la tienda Torpedo Comics, quien ayer declaró a The New York Times que le hubiera encantado adquirir el nuevo cómic estrella: "Ese estado de conservación sin restauración previa lo convierte en una joya. Es algo muy poco común".

Del comprador sólo se sabe que es "alguien muy conocido en Nueva York", con una colección de cómics de mucha calidad y que hace años había adquirido otro número uno de Action Comics pero en peores condiciones. Según los expertos, apenas hay 100 ejemplares en circulación de ese preciado número uno fechado en junio de 1938 con el precio de 10 centavos. En su portada se ve a Superman levantando un automóvil verde que estrella contra un montículo.

Con él comenzaba la colaboración más fructífera entre el dibujante Joe Shuster y el guionista Jerry Siegel, que originalmente le vendieron los derechos sobre su personaje a Action Comics por 130 dólares. No obstante, el éxito abrumador de su creación les llevó a pasar media vida peleándose por sus derechos de autor y por conseguir porcentajes dentro de las suculentas sumas que Superman ha seguido generando en sus diferentes versiones -radio, televisión, cine y videojuegos-.

Quién sabe lo que pensarían si supieran que aquel primer tebeo, con el que sólo aspiraban a poder seguir pagando sus recibos, ha ingresado en el panteón del millón de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de febrero de 2010