Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
29ª edición de Arco

El director del Reina Sofía pide un nuevo modelo para Arco

La feria contará con el sector para rediseñar su estrategia

Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía, verbalizó ayer lo que viene siendo un clamor desde que comenzó la edición de Arco que hoy concluye: el modelo está en crisis y ha llegado la hora de sentarse a pensar en una nueva estrategia.

Desde distintos flancos, las críticas se repiten: hay demasiadas galerías, demasiado espacio y la presencia de firmas extranjeras de prestigio brilla por su ausencia. "Lo que ha imperado no es el arte, sino los aspectos mercantiles a corto plazo", lamenta Borja-Villel. "Es prioritario delimitar si lo interesante es una rentabilidad a corto plazo, especulativa. Si lo importante es vender cuantos más metros cuadrados sin importar qué; que la feria se convierta en un espectáculo para atraer cuantos más visitantes mejor, sin preocuparse de qué se llevan". Según Borja-Villel, "es lo mismo que le ha pasado en España en los últimos años: se ha preferido el dinero rápido en lugar del I+D, el conocimiento y un desarrollo sostenible a largo plazo".

"Hay que elevar el nivel de las galerías y los coleccionistas", dice Borja-Villel

Por el contrario, la alternativa que propone pone el énfasis en el propio hecho artístico, la obra de arte: "Hay que dar prioridad al público que hace de Arco una feria de arte: a las galerías y los coleccionistas. Esto quiere decir que hay que elevar el nivel de las galerías y el de los coleccionistas. Un coleccionista no es sólo el que compra unas obras, sino el que tiene una pulsión que le lleva a crear una colección, a crear memoria en el sentido que Walter Benjamin le daba a la palabra. Y esto es también es aplicable a las instituciones", asegura el director del Reina Sofía.

En esta convocatoria han participado más de 200 galerías e instituciones repartidas por tres pabellones del recinto ferial Ifema.

Lourdes Fernández, directora de Arco, recordaba ayer que existe un compromiso entre Ifema y las galerías para "repensar la estrategia a futuro de la feria". Aunque aún no hay una agenda de trabajo en esta dirección, señaló que los contactos comenzarán apenas se cierre esta edición de Arco. En los últimos años, la feria ha dejado de ser una referencia para Latinoamérica, testigo que recogió Art Basel Miami Beach. También ha dejado de serlo en el arte más emergente con la aparición de otras citas, como Frieze en Londres. "Esto es un modelo ligado a un mercado provinciano o local, que se ha demostrado caduco", opina el director del Reina Sofía. "Cada vez viene menos gente de relevancia internacional y los pocos que han venido, probablemente, no vuelvan el año que viene".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de febrero de 2010