Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA había llevado a Portugal su núcleo operativo y 1,5 toneladas de explosivos

Los terroristas tenían planos de Cádiz, de donde es diputado Rubalcaba - Hallados tres teléfonos con los rótulos "Madrid", "Cádiz" y "Portugal"

Lo que ETA había montado en Portugal era algo más que una base. Era su nuevo centro de operaciones, hasta donde había trasladado -empujada por la incesante presión en Francia- un potente núcleo operativo y gran parte de su infraestructura y, con ella, 1,5 toneladas de explosivos, el mayor depósito hallado a la banda desde el de Cahors (Francia), la fábrica de bombas que estaba en manos del dirigente etarra Francisco Javier López Peña, Thierry, o del que guardaba Mikel Antza. Los terroristas tenían en la casa de Óbidos que abandonaron precipitadamente, además de planos de Madrid, otros de Cádiz, una ciudad elegida por ETA por un motivo, según fuentes de la investigación: porque el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, es diputado por esa provincia.

Interior cree que Óbidos era otro Cahors, el taller que poseía Thierry

El registro de la vivienda ha dejado pasmados a los investigadores. Las fuerzas de seguridad portuguesas pasaron gran parte del día de ayer volando por los aires en una mina el material hallado en el chalé, pero tuvieron que detener la operación porque lo que llegaba de Óbidos era demasiado y los vecinos se quejaban de tanto estallido. Había que destruir 1.330 kilos de nitrato amónico, 75 kilos de nitrato potásico, 40 litros de ácido sulfúrico, pentrita, polvo de aluminio, nitrometano... Todo de la guarida etarra. Otras fuentes añaden que disponían ya de 240 kilos más de amonitol listos ya para utilizar.

La casa disponía de material para el montaje de bombas, y recipientes para fabricar lapas, casi todo en el baño. Lo que les faltaba para completar el gran taller de explosivos que proyectaban era justo el contenido de la furgoneta interceptada en Bermillo de Sayago (Zamora) el 10 de enero: sensores de movimiento, temporizadores, bombonas... Es decir, que lo que ETA estaba montando en Óbidos era una gran fábrica de muerte, "un Cahors dos", como lo han definido desde Interior.

Ordenadores y móviles

Los terroristas, en su precipitada huida, abandonaron dos ordenadores portátiles y tres teléfonos móviles con las inscripciones "Madrid", "Portugal" y "Cádiz". Esta ciudad andaluza estaba presente por toda la casa: había planos tanto de la capital gaditana como de su vecina San Fernando, así como anotaciones con los horarios de autobuses de la Tacita de plata. ¿Por qué tanto interés en una ciudad que parece carecer de interés para ETA? Rubalcaba es diputado por esa provincia, a la que acude con asiduidad. "Si atacaron Mallorca con las vacaciones del Rey, quizás pretendieran hacer algo con las visitas del ministro", según fuentes de la investigación.

La casa estaba inequívocamente ocupada por Oier Gómez y Andoni Zengotitabengoa. Del primero, los investigadores hallaron una foto de carné tirada, así como dos DNI y dos carnés de conducir falsos con su cara. El segundo fue identificado de una forma curiosa. En la furgoneta Citroên Berlingo que los etarras abandonaron el lunes en su precipitada huida tras atascarse en un barrizal, la Guardia Nacional Republicana (GNR) halló un recibo de compra por valor de dos euros de tacos de los que se utilizan para fijar alcayatas a la pared o atornillar estanterías. Venía la fecha de la adquisición, el 17 de enero, y la hora. Por eso se revisaron las cámaras de seguridad del supermercado y allí aparecía con su bolsa el tal Zengotitabengoa.

Tanto despliegue etarra en Portugal es, para fuentes del Ministerio del Interior, la prueba de que ETA se estaba trasladando con armas y bagajes a suelo luso. Estaba montando algo más que una base: un núcleo operativo con parte de sus aparatos militar y logístico. Por ello, todas las fuentes no dudan en poner un calificativo a lo ocurrido en Portugal: "Ha sido un gran golpe, uno muy duro a ETA".

La banda, con este hallazgo, ha perdido entre agosto y el viernes casi tres toneladas de explosivo. La duda ahora es si tienen algo más. Por ello se analizan las anotaciones en mapas de España y Portugal encontrados en Óbidos, así como otro de la región de Coimbra. La etarra detenida en territorio luso tras el hallazgo de la furgoneta en Zamora, Iratxe Yáñez declaró a la policía que se dirigía a Coimbra, donde le esperaba su novio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de febrero de 2010