Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis | La polémica de la Seguridad Social

Los sindicatos saldrán a la calle contra Zapatero por la reforma de pensiones

Toxo y Méndez piden al Gobierno un nuevo retraso de la propuesta laboral

Zapatero empieza a perder el apoyo más firme del que ha gozado hasta ahora: los sindicatos. La propuesta de retrasar la edad legal de jubilación de 65 a 67 años los ha enfadado. Se vio la semana pasada, cuando se conoció la propuesta. Pero conforme han pasado los días los ánimos se han exaltado. La confianza se ha roto. Y UGT y CC OO temen que en la propuesta de reforma laboral que el Gobierno presenta hoy ahonde en la línea apuntada la semana pasada. Así que han decidido responder en la calle. Ya han señalado la última semana de este mes para convocar manifestaciones contra la propuesta.

"Del 22 al 26 de febrero tiene que haber un clamor de la clase obrera en defensa de la protección social y de la Seguridad Social", tronó ayer Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC OO, al cierre del discurso que dio ante los delegados madrileños de su organización, que abarrotaron el auditorio Marcelino Camacho en Madrid. El ambiente con el que se llegaba al acto estaba caldeado. La ceremonia de la confusión vivida el día anterior con la propuesta abortada de ampliar el periodo de cómputo de las pensiones había añadido más leña al fuego. Un episodio que sirvió a Toxo para calificar al Gobierno como "errático, pendular y compulsivo" y definirlo como "una cuadrilla de aficionados".

El líder de CC OO define al Gobierno como "una cuadrilla de aficionados"

Al acabar el acto un portavoz de CC OO traducía ese "clamor": "Son manifestaciones en todas las capitales de provincia". No precisó más. En UGT no son tan contundentes. Fuentes de la organización hablan de "movilización" y de "campaña informativa en los centros de trabajo", expresión que también recoge el comunicado conjunto emitido ayer. Pero al mismo tiempo se avisan: "Las movilizaciones serán conjuntas".

De hecho, ayer el secretario general de UGT, Cándido Méndez, lanzó una dura advertencia contra la propuesta de endurecer las condiciones para el acceso a las pensiones públicas. "Esto no puede seguir así", manifestó. El líder de UGT, calificó de "alarma injustificada" la propuesta señalando que incluía "unos planteamientos injustos que trasladan un mensaje de incertidumbre sobre el futuro de las pensiones que no se corresponden con la realidad".

Mientras Méndez pronunciaba estas palabras en Bruselas, tras asistir a la reunión del comité de dirección de la Confederación Europea de Sindicatos; en Madrid, en el auditorio de CC OO, sobrevolaba la idea de una huelga general. "No me sacaréis ese titular", respondía Toxo a preguntas de los periodistas al respecto. Pero sus frases eran elocuentes: "No vamos a aceptar el retraso de la edad de jubilación. Pasarán por encima de nosotros. Vamos a responder con firmeza a cualquier agresión que se presente y en el momento que se presente".

En el capítulo de propuestas, ambos líderes sindicales pusieron el foco no sobre una reducción del gasto en pensiones (objetivo que persigue la iniciativa del Gobierno), sino sobre el aumento de los ingresos. "Lo que habría que hacer", explicó Méndez, "es lo contrario, mejorar los ingresos mediante aportaciones del Estado".

Las movilizaciones de los sindicatos quieren presionar a los diputados de la Comisión del Pacto de Toledo para que descarten el retraso de la edad del retiro. Es en este foro parlamentario donde ahora se tiene que discutir la propuesta. Precisamente, durante la semana de movilizaciones acudirá a defenderla el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho.

Pero ayer a los sindicatos no sólo les ocupaban las pensiones. También les preocupaba la propuesta de reformas laborales que el Ejecutivo debate hoy en el Consejo de Ministros. "Espero", declaró Méndez, "que el Gobierno no pretenda compensar los errores que ha protagonizado en estos últimos días cometiendo mañana otro error que genere polémica y discordia". En la misma línea habló Toxo: "El presidente del Gobierno ha repetido hasta la saciedad que no iba a abaratar el despido. A ver con qué nos vienen".

Estas palabras demuestran que la confianza de los sindicatos en el Gobierno se ha roto. Y a ello se agarraron ayer para justificar la petición de un nuevo retraso en la presentación de las propuestas gubernamentales para reformar el mercado laboral. "Lo más prudente que podía hacer el Gobierno, con el ambiente que se ha generado, es retirarla", exigió Toxo.

El líder de CC OO y Méndez habían formulado la petición el día anterior en La Moncloa. Se reunieron con José Enrique Serrano, el jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, y allí le plantearon su demanda. Pero esta vez no han encontrado la respuesta afirmativa de hace dos semanas. El Ejecutivo mantiene su calendario, según confirman en La Moncloa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de febrero de 2010