Grecia asegura que Portugal y España pueden seguir sus pasos

El ministro de Economía griego, George Papaconstantinou, aseguró ayer que los problemas fiscales de Grecia forman parte de un problema mayor de la eurozona, en el que otros países miembros, como España o Portugal, podrían sufrir las mismas consecuencias que el país heleno. En una conferencia de prensa, Papaconstantinou insistió en que otros miembros de la unión monetaria "pueden ser presa" también de lo que sus líderes llamaron "un ataque sin precedentes de los especuladores". "Es por esto por lo que el problema griego, a pesar de tener características particulares, es también un problema de la zona euro", añadió.

En este sentido, el primer ministro griego, George Papandreou, aseguró que su país fue víctima de un "ataque especulativo sin precedentes" que ha elevado el coste de los préstamos griegos a niveles récord desde que se estableció el euro. "El país no puede quedar a merced de sus acreedores y los mercados", subrayó Papandreou, que afirmó que el gran diferencial que existe entre los bonos griegos y los alemanes "está completamente injustificado" y asfixia a la economía.

Más información

Mensaje al país

Una de las medidas que el Gobierno griego va a tomar para hacer frente a su delicada situación fiscal es elevar la edad de jubilación hasta los 65 años para las mujeres. Hasta ahora, la edad de jubilación para las mujeres en Grecia es de 60 años y la de los hombres, de 65. Lo anunció ayer en un mensaje televisado el primer ministro, Giorgos Papandreou. En él advirtió que su aplicación es necesaria. "Ya no tenemos margen para soluciones a corto plazo", proclamó el político.

Además, el Ejecutivo griego tiene la intención de reformar su sistema fiscal. "La imposición será más justa y el margen más amplio, ya que no es justo que sólo los asalariados y los ciudadanos consecuentes lleven el peso", dijo Papandreou. La reforma incluye aumentar el gravamen a la propiedad inmobiliaria, eliminar las exenciones fiscales de algunos sectores y ampliar los impuestos a los carburantes.

Además, para contener el gasto -el déficit se sitúa en el 12,7% del PIB- el Ejecutivo heleno también quiere recortar los beneficios salariales y congelar los sueldos de los funcionarios en 2010. En ese sentido, Papandreou pidió comprensión a los empleados públicos, que han convocado a una huelga general para la próxima semana en protesta contra los recortes en su sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de febrero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50