Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

Almunia afirma que España comparte problemas con Grecia

El comisario apunta a la falta de competitividad de los países aunque establece diferencias en el déficit

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha advertido hoy de que Grecia, Portugal, España y otros países" de la zona euro comparten problemas comunes. "En esos países, observamos una pérdida constante de competitividad desde que son miembros de la zona euro. Tienen déficit públicos elevados y en esos déficit hay componentes cíclicos pero también estructurales. En el caso de Grecia y Portugal, más que en el caso de España", ha declarado Almunia.

La diferencia radica, según esta matización, es que los componentes cíclicos responden a la evolución general de la economía, con lo que la situación mejora si mejora esta, mientras los estructurales surgen de la propia composición del modelo económico y sus características, con lo que hasta que no se modifique resulta más que difícil abordar el recorte del déficit.

Durante su última rueda de prensa como responsable de Economía por su paso a la cartera de Competencia, Almunia ha confirmado el visto bueno de Bruselas al plan de saneamiento de Grecia. Aunque bajo un férreo sistema desconocido hasta la fecha para controlar y supervisar que se van cumpliendo sus objetivos.

"La zona euro necesita no sólo una mejor supervisión para fines fiscales sino una más amplia, utilizando los instrumentos que tenemos en el tratado. Porque tenemos que ajustar mejor nuestras economías y no sólo desde el punto de vista fiscal", ha aseverado Almunia.

Junto al problema de la competitividad, Almunia ha incluido entre los problemas comunes de Grecia, Portugal y España las necesidades de financiación exterior, que son bastante grandes, incluso en momentos en que el crecimiento del PIB es bajo".

Según ha añadido, los "problemas estructurales están siendo abordados por las decisiones de política económica de esos países", pero ha abogado por reforzar también los poderes de la Comisión para vigilar las divergencias de competitividad entre los países de la eurozona y no sólo los desequilibrios fiscales. Por último, preguntado por las últimas medidas anunciadas por España, Almunia ha optado por no pronunciarse.