Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia subirá los impuestos y la edad de jubilación para atajar la crisis

El ministro de Finanzas girego advierte de que "España y Portugal" serán los siguientes

El primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandreou, ha anunciado este martes por la noche, en un mensaje televisado a la nación, que modificará el sistema impositivo y que elevará hasta los 65 años la edad de jubilación como medidas para atajar la crisis y el grave déficit público que arrastra el país. Papandreu, que ganó las elecciones en octubre con la promesa de aumentar los impuestos a los ricos para ayudar a los pobres, ha advertido que su aplicación es necesaria y ha llamado a la cohesión social para que sea un éxito. "Ya no tenemos margen para soluciones a corto plazo", ha admitido el mandatario, para subrayar que el país "no está en condiciones de aguantar más huelgas", en referencia a la convocada por los empleados públicos para la próxima semana y a las protestas de los agricultores, que han costado más de 200 millones de euros.

Papandreu, que ha pedido el apoyo a los líderes de todos los partidos parlamentarios, no ha cuantificado sin embargo el ahorro que las medidas supondrán para las arcas del Estado. Entre otros cambios, se congelarán los sueldos en el sector público a partir de salarios de 1.800 euros y se recortaran sus beneficios y pluses, se reformará la seguridad social y se modificará el sistema impositivo. "La imposición será más justa y el margen más amplio, ya que no es justo que sólo los asalariados y los ciudadanos consecuentes lleven solos el peso", ha subrayado Papandreu. La reforma incluye aumentar el gravamen a la propiedad inmobiliaria, eliminar las exenciones fiscales de algunos sectores y ampliar los impuestos a los carburantes. La edad de jubilación aumentará hasta los 65 años, con lo que en realidad se eleva en un lustro la actual fecha de retiro para las mujeres, aunque se deja como estaba la de los hombres. España acaba de anunciar que se llegará a los 67 años.

El mandatario ha llamado a la cohesión "de todo el pueblo griego, como un deber nacional para hacer frente y frenar a los que quieren empujar a Grecia al precipicio", ya que a su juicio en el exterior "ven a Grecia como eslabón débil de la UE". Este mensaje se produce en vísperas de que la Comisión Europea le exija este miércoles más medidas para reducir déficit y deuda y sortear así el riesgo de suspensión de pagos, al tiempo que someterá sus cuentas públicas a una vigilancia reforzada. El Ejecutivo comunitario recurrirá además por primera vez a todos los instrumentos legales a su disposición para lanzar una alerta a un miembro de la Eurozona que a su juicio ha vulnerado no sólo la disciplina presupuestaria sino también las orientaciones macroeconómicas aprobadas por la UE. En un difícil equilibrio, el comisario español Joaquín Almunia se despedirá este miércoles de la cartera de Asuntos Económicos y Monetarios con la doble tarea de presionar a Grecia y, a la vez, mandar una señal de apoyo al país que tranquilice a los mercados.

"Es también la cuestión de la euro zona"

Horas antes de su mensaje televisado, en una rueda de prensa, Papandreou ha sostenido que su país está siendo objeto de "ataques especulativos sin precedentes" que están "asfixiando la economía" helena y que ha elevado el coste de los préstamos griegos a niveles récord desde que se estableció el euro. "El país no puede quedar a merced de sus acreedores y los mercados", ha subrayado Papandreou, para quien el gran diferencial que existe entre los bonos griegos y los alemanes "está completamente injustificado". Papandreu ha prometido que Grecia aplicará "al pie de la letra" y "de una forma estable y persistente" su plan de ajuste fiscal, que pretende reducir el déficit fiscal del 12,7% en 2009 al 3% en 2012 y que la UE ha puesto en duda.

En un intento de defenderse de las críticas, el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantinou ha advertido de que sus problemas financieros son parte de un problema mayor que afecta a la zona euro en el que le van a seguir más pronto que tarde España y Portugal, por lo que a su juicio la única salida al atolladero es una respuesta conjunta europea. El déficit público griego y su abultada deuda han golpeado a la moneda europea y disparado las especulaciones alarmistas sobre una eventual salida del país de la zona euro, extremo que todas las fuentes oficiales se han apresurado en desmentir una y otra vez.

"Siguiendo a Grecia hay otros países, como España y Portugal", que sufrirán los mismo problemas fiscales, ha subrayado Papaconstantinou, para insistir en que otros miembros de la unión monetaria "pueden ser presa" también de "un ataque sin precedentes de los especuladores". "Y esto es porque la cuestión griega, a pesar de sus características particulares griegas, es también la cuestión de la euro zona". En esta misma línea, el diario Les Echos publica una entrevista al economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Olivier Blanchard, en la que afirma que España, Portugal y Grecia deberán realizar "grandes sacrificios".

Mala acogida

El principal partido de la oposición, el conservador Nueva Democracia, ha anunciado ya que apoyará al Gobierno en "las medidas justas y combatirá las que son injustas", mientras que las formaciones de izquierdas han denunciado que las medidas afectarán a las capas de población con menores ingresos y que, por tanto, las rechazarán.

Más información