Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una chapuza del FBI

La verdad es que no termino de entender la polémica generada por el hecho de que el FBI haya utilizado el pelo de Llamazares para un retrato robot de Bin Laden. A mí, personalmente, me preocupa la noticia porque siempre he considerado que el mítico FBI era realmente un servicio en el que se podía confiar la seguridad y, gracias a este incidente, hemos descubierto que sus infalibles métodos de trabajo son el clásico corta-pega que usamos cualquier hijo de vecina. Si a eso le unimos que encima cuando hacen este tipo de chapuzas se entera medio planeta, no sé, como que se te pone la carne de gallina. Así, no es de extrañar que se cuelen los terroristas hasta la cocina o que se enteren de los ataques que reciben viendo la televisión.

La polémica nacional sobre la intencionalidad política de esto, como digo, no la entiendo. Los americanos han reconocido la chapuza y han pedido disculpas; punto y final. Seguir dándole alas a la indignación antiimperialista es tener ganas de mantener artificialmente una historia que no tiene ya más categoría que la de anécdota.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010