Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSEP M. VILA D'ABADAL | Alcalde de Vic | El debate sobre la inmigración

"Aquí siempre hemos atendido a los inmigrantes pero no se puede seguir así"

El alcalde de Vic se dispone a pasar página a la polémica por las restricciones en el empadronamiento de inmigrantes que él mismo planteó y que el Gobierno ha rechazado de plano. Pero Josep Maria Vila d'Abadal (Barcelona, 1954) explica que seguirá luchando para modificar el marco legal a fin de que ciudades como la que gobierna no tengan que hacerse cargo de empadronar a sin papeles.

Pregunta. ¿Hacía falta llegar tan lejos para llamar la atención sobre la falta de recursos de su ayuntamiento para atender a la inmigración?

Respuesta. No quería llamar la atención de nadie. Simplemente pretendía decir a los ciudadanos de Vic que nos disponíamos a poner orden en el padrón. Hacía falta seriedad, orden, saber si los que estaban empadronados residían realmente en Vic. Tenemos mucha gente inscrita que no sabemos ni siquiera si son de donde dicen que son o si su identidad es la que aparece registrada. El padrón es un registro irregular.

"Del debate debe quedar claro que quien venga necesita papeles en regla"

P. ¿Y para hacer esto era necesario alarmar con el debate de quitar derechos a los inmigrantes? ¿No pretendía más bien dejar claro que los inmigrantes no eran bienvenidos en Vic?

R. No. Vic es una ciudad modélica en la integración de inmigrantes. Llevamos 30 años haciéndolo y se nos ha reconocido ampliamente esta labor. Yo no pretendo quitar ningún derecho a los inmigrantes. Todo el mundo, por el simple hecho de ser persona, tiene derecho a la sanidad, a la educación y a los servicios sociales, esto no depende del padrón.

P. Entonces, ¿qué pretendía realmente dejando de empadronar gente que vive en Vic?

R. Siempre hemos atendido a los inmigrantes. En el pasado se hicieron muchas políticas sociales, pero quizás se explicaron mal. Ahora la situación ha llegado a un punto en que hay que poner el marcador a cero. Tenemos que decir claramente que ya no podemos seguir así.

P. Dice que se ha sentido apoyado en todo momento, que se ha maltratado a Vic y que la polémica es artificial.

R. Sí. Tengo el apoyo del 100% de los ciudadanos de Vic y mi partido está conmigo; lo he hablado con la dirección, especialmente con Josep Antoni Duran Lleida.

P. Así pues le habrá dicho al señor Duran que debería haber rechazado la nueva ley de Extranjería que CiU pactó el año pasado con el PSOE.

R. Eso no depende de mí. Yo hago política municipal. El problema no es sólo la ley de Extranjería, sino que se permita empadronar a gente que en teoría no debería estar aquí. La ley dice que se debería expulsar a estos inmigrantes y el Gobierno central no cumple con sus obligaciones.

P. ¿Por qué no emprendió un proceso legal contra el Gobierno en lugar de amenazar a los inmigrantes de su ciudad? ¿No será que ir contra el más débil siempre resulta más sencillo?

R. Ustedes los periodistas siempre lo quieren judicializar todo. Ésta no era la solución. El debate se ha sacado de madre, estas cosas deben hacerse hablándolo con la gente de la población, sin tanta tensión mediática, sin tantos dimes y diretes de los gobernantes. Esto crea desafección política.

P. Quizás tampoco ayude mucho lo que dijo su primer teniente de alcalde en el sentido de que mantener el empadronamiento para todo el mundo provocará más muertos en patera.

R. Fueron unas declaraciones hechas en caliente... Lo que tiene que quedar claro del debate es que quien venga tiene que hacerlo con los papeles en regla, todo lo demás es engañar a los inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010