Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El porcentaje de universitarios que abandonan sus carreras sube al 12%

El aumento de los que dejan los estudios ha sido del 20% en cuatro años

De cada 100 universitarios que empiezan una carrera en Cataluña, 12 la abandonan. Esta tasa ha subido algo más del 20% en cuatro años, desde el 9,8% hasta el 12%. Las cifras las dio ayer el comisionado de Universidades e Investigación de la Generalitat, Joan Majó, en un seminario de expertos y directivos de universidades organizado en la Universidad Pompeu Fabra por la Conferencia de Rectores de la Universidades Españolas y la Fundación Conocimiento y Desarrollo.

La última cifra de abandono de los estudios universitarios es la del curso 2007-2008. Ha ido subiendo desde el 9,8% en el curso 2003-2004. Y se ha producido en plena expansión económica, cuando las oportunidades de lograr un empleo eran mayores. El comisionado de Universidades dijo que su departamento está estudiando las causas de esta tendencia negativa, que debería corregirse.

La Generalitat estudia las causas para corregir la tendencia negativa

Se considera que incurren en abandono escolar los alumnos que no siguen ningún tipo de estudio durante los dos años siguientes a haberse matriculado.

Por primera vez en varios años, la demanda para estudiar en la Universidad ha crecido el 9,9% en las públicas, lo que la Generalitat considera que tiene que ver con la profundidad de la crisis económica y la mengua de posibilidades de encontrar trabajo.

La titulación que tiene un índice de abandono más bajo es Medicina de la Universidad de Barcelona (UB), donde sólo dejan la carrera el 2,2% de los estudiantes.

La Generalitat tampoco considera satisfactorio el tiempo medio que tarda un estudiante en acabar una carrera: cinco años y medio. Los que menos tardan son los de Comunicación Audiovisual, y los que más, los de Ingeniería Forestal.

Otros participantes en el seminario, como el catedrático de Economía Aplicada Martí Parellada; el presidente de la European University Association (EUA), Jean-Marc Rapp, y el rector de la Universidad de Navarra, Ángel José Gómez, coincidieron en que deben aumentarse las desgravaciones fiscales para atraer recursos hacia las universidades.

Martí Parellada consideró demasiado baja la aportación de los estudiantes a su formación mediante la matrícula: alrededor del 20% del coste total de un curso en la Universidad pública. Eso convierte en una "beca oculta" el resto del coste. En cambio, las partidas dedicadas a ayudas a los estudiantes son muy inferiores al promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de enero de 2010