Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en Haití

"Ni España ni la UE van a fallar a los haitianos"

La vicepresidenta De la Vega promete más coordinación

"Esto es cirugía de guerra. Y estamos en la fase de las amputaciones". Los servicios de urgencia intentan sortear la escasez de medicamentos en Puerto Príncipe. El esfuerzo de la comunidad internacional por socorrer a los haitianos es encomiable. Pero algo debe de fallar cuando la ayuda no llega a quien más la necesita.

Pablo Yuste, jefe de emergencias de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID), tiene muy claro cuál es uno de los fallos más notables: "El aeropuerto es pequeñísimo y sólo tiene un controlador aéreo que, una vez que salga de aquí, imagino que ingresará directamente en un psiquiátrico. Además, el acceso por carretera está muy restringido. Y eso hace que, por primera vez en todas las misiones en las que he participado, haya visto a los cooperantes pasar hambre. Porque hemos priorizado la llegada de medicamentos a la de nuestra comida".

De la Vega se reunió con Ban Ki-moon y con el presidente de Haití, René Préval

La fase de los rescates está llegando a su fin. Pero ése sólo es el inicio de otro nuevo tipo de problema. "Este terremoto ha dejado una enorme cantidad de heridos. Estamos haciendo más amputaciones que nunca. Nosotros tenemos anestesistas, pero hay equipos quirúrgicos de otros países que están amputando en la calle sin anestesia. Esto es cirugía de guerra... Se reconoce al paciente y enseguida se decide si merece la pena intervenir o es mejor dedicar el tiempo, el material y el esfuerzo a otras víctimas con más opciones de sobrevivir".

Los cooperantes españoles recibieron ayer la visita de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, quien se reunió con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y con el presidente de Haití, René Préval. En el encuentro, la vicepresidenta se comprometió a enviar una misión europea de reconstrucción.

Ante las críticas por la falta de coordinación de la UE en el mes en el que España inicia la presidencia rotatoria, la vicepresidenta aclaró que hoy, en el consejo de ministros de Exteriores, se anunciará un plan que aumentará la implicación europea en la catástrofe. "Hasta ahora los países han intentado ayudar a sus nacionales, pero a partir de hoy habrá mayor coordinación". "Ni España ni la UE van a fallar a los haitianos".

Mientras pronunciaba estas palabras, aún continuaba concentrada en República Dominicana la mayor parte de la Unidad Militar de Emergencia que España ha enviado a Haití. "La mayoría de nuestra gente lleva desde el viernes en Santo Domingo esperando que nos den pista libre para aterrizar en Haití", reconoció ayer el sargento Antonio Castro. "Hoy han llegado 10 y esperamos al resto entre hoy y mañana".

Fuera del aeropuerto queda mucho trabajo por hacer. En el palacio presidencial destruido, una hija de Préval trataba de entrar para "recuperar unos documentos". Pero el jefe de seguridad del presidente no permitía el acceso de nadie hasta que los bomberos inspeccionasen el lugar.

Llegaron los topos mexicanos y sacaron cuatro cadáveres. Mientras unos soldados trataban de izar la bandera de Haití en un mástil medio roto, enfrente familias enteras se habían instalado por su cuenta en un parque. Las adolescentes se restregaban con agua los pechos desnudos, de pie junto a montones de basura que tapaban las defecaciones. Los hombres transitaban por allí sin prestar atención a las mujeres, sólo tratando de que algún extranjero los contratase de ayudantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 2010