Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Catástrofe en Haití

Nueva vida tras el desastre

Médicos españoles ayudan a nacer a un niño en un hospital de Puerto Príncipe y salvan a la madre

El parto era muy complicado. No sólo por la escasez de medios en el Hospital de la Paz de Puerto Príncipe, sino también porque la madre -una joven haitiana- se debatía entre la vida y la muerte. Pero un equipo de médicos de Madrid, desplazado a Haití, ha conseguido ayudar a nacer a un niño.

El recién nacido se llamará José María, en honor al anestesista que atendió el parto, que acabó en cesárea. Los dos -madre e hijo- se encuentran bien, recuperándose en el hospital, según explicaron ayer fuentes del SAMUR (Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate) de Madrid a la agencia Efe. La operación era complicada porque la madre sufrió una parada respiratoria y convulsiones.

El equipo que ha realizado con éxito una cesárea a la joven haitiana estaba formado, entre otros, por el médico voluntario del SAMUR y cirujano del Hospital Clínico José Ramón Núñez, una enfermera del SAMUR, María del Carmen Castillo, y José María, un anestesista del SEM (Servicios de Emergencias Médicas de Cataluña).

Los 15 sanitarios de SAMUR-Protección Civil desplazados a Haití trabajan con personal sanitario de la DYA vasca, el SEM y otros profesionales procedentes de Chile, Cuba y Venezuela. Están tratando, sobre todo, traumatismos graves, amputaciones, fracturas abiertas y heridas infectadas en condiciones muy difíciles y con material muy precario, según fuentes del SAMUR.

La atención médica empieza a desplegarse en el país devastado, pese a las dificultades logísticas y de seguridad. Siete hospitales de campaña enviados por distintos países ya han llegado a la capital, donde una de las mayores prioridades es atender a los miles de heridos que se acumulan sin poder ser atendidos, dijo una fuente de la ONU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 2010