Corbacho anuncia la vuelta del diálogo social

El ministro de Trabajo dice "hay conversaciones avanzadas" con sindicatos y CEOE

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró ayer que el Gobierno espera que el diálogo social se retome entre los días 15 y 20 de enero. También aclaró que las conversaciones entre la CEOE y los sindicatos están "muy avanzadas" y ya se están produciendo principios de acuerdo, lo que pone de manifiesto el interés de ambas partes.

En declaraciones a Onda Cero, el ministro explicó que hay una voluntad de todas las partes de acudir a la mesa del diálogo social no con una agenda cerrada de temas sino con una agenda de trabajo abierta, y apostó por un "diálogo permanente". En este sentido, anunció que el Gobierno dará a conocer el día 22 de enero un informe, elaborado por el Ministerio de Trabajo en colaboración con el Ministerio de Economía, sobre las materias que deberían conformar esa agenda de trabajo del diálogo social. Entre ellas estará el ajuste de los horarios, el empleo de los jóvenes o la intermediación laboral.

Respeto por Díaz Ferrán

Preguntado por su relación con el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, argumentó que ha sido "enormemente respetuoso" con su situación, que espera que él y sus empresas resuelvan el problema lo antes posible, pero que a la propuesta de bajar cinco puntos las cuotas empresariales a la Seguridad Social que hizo Díaz Ferrán se "opuso radicalmente porque con esa medida se pone en riesgo la realidad de los pensionistas". "Eso no lo voy a permitir mientras siga siendo ministro", indicó.

Corbacho rechazó que el actual Ejecutivo se encuentre "sometido a los sindicatos", ni que él haya "linchado" al presidente de la CEOE, sino que existe "coincidencia" en los planteamientos de las organizaciones sindicales, mientras que él tiene un "posicionamiento totalmente contrario" al de Díaz Ferrán en lo que a la reforma laboral se refiere.

Corbacho aclaró que el Ejecutivo no contempla alargar la edad de jubilación más allá de los 65 años, aunque apostó por incentivar y hacer más atractiva la permanencia voluntaria en el mercado de trabajo, y "colocar la jubilación anticipada como una excepción y no como una regla". El ministro de Trabajo instó al PP a anteponer su "responsabilidad de Estado" al interés de partido en la negociación sobre la reforma del sistema de pensiones ya que, según el ministro, las pensiones han de ser "pensadas y garantizadas para los próximos 50 años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de enero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50