Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'sabios' recuerdan a Zapatero que Europa debe mejorar su competitividad

Delors, González y Solbes piden una política común en energía e innovación

No necesitaron tres horas, que fueron las que estuvieron reunidos ayer en La Moncloa, para comprender que estaban de acuerdo en lo fundamental: que este semestre en que España presidirá la Unión Europea debe servir para reforzar el gobierno económico de Europa, porque es la única posibilidad que tiene el Viejo Continente de competir con Estados Unidos y las potencias emergentes como Brasil, China e India en el marco, además, de la salida de la recesión económica.

Era lo que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, esperaba escuchar, en presencia de su vicepresidenta económica, Elena Salgado, cuando citó la pasada semana en La Moncloa a europeístas de la talla de Jacques Delors, presidente de la Comisión Europea de 1985 a 1995; Felipe González, líder del Grupo de Reflexión sobre el futuro de Europa y presidente del Gobierno español entre 1982 y 1996, y Pedro Solbes, dos veces ex ministro de Economía con Felipe González y con José Luis Rodríguez Zapatero y ex comisario europeo de Economía.

Tanto Delors como González y Solbes resaltaron, en la primera reunión que Zapatero mantiene en el marco del semestre español de la Presidencia europea, que el gobierno económico de Europa no parte de cero. Comentaron que la posibilidad y la eficacia de una política común se demostró con la actuación de la Unión Europea en el otoño de 2008, cuando se constató la gravedad de la crisis económica y financiera. Entonces se tomaron medidas en la convocatoria de emergencia de París y la posterior reunión de Bruselas que fueron eficaces para luchar contra el colapso financiero e impulsar las políticas económicas europeas. "Se demostró que hay una base política entre los países de la UE para impulsar las políticas económicas de común acuerdo", señalaron en La Moncloa al finalizar el encuentro.

La política económica común ya se había ensayado años antes con la puesta en marcha del euro y de las políticas de estabilidad, como recordaron ayer los reunidos. Precisamente, uno de los protagonistas del encuentro de ayer fue el padre del euro, Delors, que siempre ha lamentado que la unión monetaria, puesta en marcha en enero de 2002, no fuera acompañada de una verdadera unión económica.

Ayer, Zapatero demandó a Delors, a González y a Solbes que le precisaran maneras de avanzar en esa política económica común, que se encuadra en la revisión de la Agenda de Lisboa, coincidente con el semestre español en Europa. En la reunión, todos coincidieron en fortalecer la "gobernanza económica europea" con decisiones que tengan en cuenta la profundización del mercado interior, la insistencia en una política energética común, así como la apuesta por políticas de investigación, desarrollo e innovación.

También coincidieron en que la unificación de las políticas económicas de los países europeos tiene como objetivo mejorar la competitividad del Viejo Continente, a sabiendas de que los países europeos, por sí solos, tienen muy difícil la competición con Estados Unidos y los países emergentes como China, India o Brasil.

Zapatero les pidió mantener el contacto durante la Presidencia española de Europa y no descartó convocar otras reuniones si fuera necesario. Con el encuentro de ayer, Zapatero inicia una ronda con expertos y representantes de sectores estratégicos de la economía. Se entrevistará con el ex ministro de Economía de Felipe González, Miguel Boyer, y el día 13 lo hará con representantes del sector audiovisual.

El responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, calificó ayer el encuentro como "la foto del paro". "Es una reunión de los autores del paro que permitirá a los españoles conocer a los gobernantes causantes de llevar a España a ser líder en Europa del desempleo", ironizó Montoro, quien criticó que fuera una "entrevista entre socialistas" cuando en Europa predominan los gobiernos de centro derecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de enero de 2010