Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Comedia medio loca

Ahora apenas se hacen comedias locas, las llamadas screwball comedies, al estilo de los años dorados de Hollywood. El empeño en la verosimilitud y en el poder de la identificación lleva a creadores y productores a poner el énfasis en el romance y en la cotidianidad, pero pocas veces en la improbabilidad de las tramas, en la originalidad rayana en la extravagancia de obras maestras como La fiera de mi niña o Ninotchka. Los fantasmas de mis ex novias, nuevo largo de Mark Waters tras las olvidables pero exitosas Ponte en mi lugar y Ojalá fuera cierto, al menos intenta recuperar ese espíritu perdido en una estimable primera mitad en la que Matthew McConaughey emula a una especie de trasunto macarra de Cary Grant, al que se le aparecen, entre el sueño, la borrachera y la vigilia, los espectros de sus infinitas amantes.

LOS FANTASMAS DE MIS EX NOVIAS

Dirección: Mark Waters.

Intérpretes: Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Michael Douglas, Emma Stone.

Género: comedia. EE UU, 2009.

Duración: 100 minutos.

A pesar de que los elementos de slapstick (exageración de las caídas y de la violencia física) nunca acaban de cuajar, la magnífica definición de Andrew Sarris para este tipo de productos ("comedias sexy sin sexo") cuadra casi a la perfección en este sano ejercicio de revitalización que funciona mejor cuanto más estrafalaria se pone la trama. Sin embargo, en un tercio final que desdeña la demencia y la insolencia a favor del romance más clásico y bobo, la película se estandariza, perdiendo la oportunidad de culminar la faena con la irreverencia de obras tan modernas como Una mujer para dos, de Lubitsch, o Con faldas y a lo loco, de Wilder, filmadas hace nada menos que 75 y 50 años, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de diciembre de 2009