Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tranvía de Vitoria se expande

El Ayuntamiento logra que el Gobierno vasco comience a instalar antes de mayo de 2011 tres nuevas líneas - 4,5 millones de usuarios en el primer año

Un año después de su implantación, y arrastrado por el éxito de sus 4,5 millones de usuarios, el tranvía se convertirá en la infraestructura de comunicaciones de referencia de Vitoria, dentro de la apuesta de la ciudad por una movilidad sostenible. Así se desprende del acuerdo alcanzado por el Ayuntamiento y el departamento de Vivienda, Transportes y Obras Públicas por el que antes de mayo de 2011 se habrá puesto en marcha la construcción de tres nuevas líneas.

Según el acuerdo, para entonces estarán diseñados los trazados del tranvía que accederá a la Universidad y la zona de Mendizorrotza, el que atenderá los polígonos industriales y el que circunvalará la ciudad, con salida de referencia en la estación intermodal. Estos trazados estarán consensuados por todas las formaciones políticas del Consistorio. Además, se habrá establecido el modelo de financiación, que todavía está en el aire, en el que trabaja una consultora externa al Gobierno, y que depende de la colaboración de la Diputación.

Los accidentes son inferiores a los que tuvo Bilbao en su puesta en marcha

Por último, para dentro de año y medio, el compromiso adquirido entre el Ayuntamiento, que dirige el alcalde Patxi Lazcoz, y la consejería de Iñaki Arriola prevé que estén dispuestos los distintos concursos públicos para instalar las vías y adquirir los convoyes que atenderán estos nuevos servicios. Sin olvidar, la ampliación de las cocheras de Landaberde para acoger los vehículos que atenderán estos nuevos servicios.

En el primer aniversario de su puesta en marcha, el tranvía se proyecta como una de las soluciones de comunicación para la Vitoria sostenible. Así lo ha estimado en diversas ocasiones Patxi Lazcoz, que ha abogado por este medio de transporte para comunicar la ciudad con el aeropuerto de Foronda, los polígonos industriales de Miñano y Jundiz o los barrios de Salburua y Zabalgana.

El éxito de este primer año avala su propuesta. Los 4,5 millones de viajeros del tranvía de Vitoria en 2009 superan con creces la media de los 2,8 millones de usuarios en Bilbao, donde la infraestructura lleva instalada siete años. Además, los accidentes, habituales en su puesta en marcha, están por debajo de la media que se vivieron en la capital vizcaína en los primeros meses de su tranvía.

"Ha quedado claro que en la transformación que vive Vitoria de una ciudad sin brillo a una capital de referencia, el tranvía se incorpora como un referente especial", insiste Javier Cruz, consejero delegado de Euskotran, la empresa que gestiona los tranvías vascos. "Se trata de un medio de transporte beneficioso, sostenible, que no ofrece contaminación acústica y que destaca por su limpieza; una vez superadas las reticencias por las obras de instalación, se ha comprobado su éxito", afirma.

Buena parte de esta aceptación hay que situarla en el buen entendimiento del nuevo medio de transporte con las líneas de autobuses. "Hemos sabido dialogar con el Ayuntamiento en su plan de movilidad sostenible; tranvía y autobús no compiten", confirma Cruz, quien recuerda que también la Vital ha apostado por el tren ligero al adaptar más de 60 cajeros de sus sucursales para que se pueda recargar la tarjeta BAT.

Pero quizás la mejor prueba de la buena marcha del tranvía es aportada por los viajeros que ha recibido Vitoria de ciudades europeas y americanas para conocer su funcionamiento. Así, han venido autoridades municipales de Jerez, Edimburgo, Zaragoza, Chile y México D.F. Sin olvidar que se trabaja en colaboración con los responsables del tren eléctrico de Antalya, ciudad turca de unos 800.000 habitantes, donde se pondrá en marcha este transporte en breve.

Eso sí, el tranvía de Vitoria también ha vivido los sustos propios de una infraestructura de 44 toneladas que se integra en la circulación de la ciudad. Hasta la fecha se han registrado 46 percances, 12 de ellos con peatones y 34 con vehículos. De ellos, 27 han sucedido en la calle Duque de Wellington, la principal arteria del barrio de Lakua, donde la relación de los coches con el tranvía ha resultado más conflictiva que en el centro. Eso sí, en los incidentes con los peatones, la culpa era de estos últimos. "Pedimos prudencia; el tranvía es puntual, va lento, no mete ruido, pero hay que respetar su recorrido", insistió ayer Javier Cruz.

Contra el fraude

"En principio, tenemos que educar; luego ya sancionaremos". Éste es el mensaje que transmite con reiteración Javier Cruz, consejero delegado de Euskotren, quien anuncia una próxima campaña contra el fraude que comenzará en febrero y que tendrá una aplicación progresiva.

"Es obligatorio adquirir el billete o validar la tarjeta antes de iniciar el viaje y conservarlos hasta destino", se señala en la información del tranvía. En este primer año de funcionamiento, la picaresca ha sobrepasado en ocasiones a los responsables del tranvía de Vitoria. Entre el presunto desconocimiento de cómo se paga el viaje y la facilidad para acceder al tranvía sin pasar por el filtro de un conductor, estan siendo numerosas las irregularidades.

Desde febrero, la norma sancionadora se aplicará con rigor. Quien viaje sin billete se expondrá a una multa de hasta 6.000 euros. "Hasta ahora, hemos sido en cierto modo complacientes con los infractores, pero ha de quedar claro que los beneficios que reciben las familias numerosas o los jubilados proceden de la aportación del resto. Se trata de un transporte público", apunta Cruz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 2009

Más información