Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guipúzcoa sella la paz fiscal y saca adelante sus Presupuestos

El PSE cumple el acuerdo de estabilidad absteniéndose

Las Juntas Generales de Guipúzcoa aprobaron ayer una reforma que garantiza la paz fiscal en un territorio en el que los dos socios de gobierno en la Diputación (PNV y Hamaikabat, escindida de EA) no dudaron en llevar a la arena pública sus enfrentamientos en la materia. La supresión del impuesto del Patrimonio propicia a su vez el regreso a la armonía fiscal en las tres provincias -Vizcaya y Álava lo eliminaron el año pasado-. Se cumple así en Guipúzcoa el guión del acuerdo de estabilidad pactado entre PNV y PSE, al que se sumó Hamaikabat.

La norma foral, aprobada con el voto favorable de estas tres formaciones, recoge las modificaciones fiscales que se aplicarán a partir de 2010. Prevé la eliminación de la deducción de los 400 euros para las rentas de más de 20.000 euros y establece un tipo único para las rentas del ahorro, que pasa del 18% al 20%. Además, una ampliación del plazo de materialización y deducción de las cantidades depositadas en cuentas vivienda; un incremento del 18 al 20% en los impuestos sobre la renta de los no residentes; y la supresión del régimen especial de las Sicav, entre otras medidas.

El impuesto del Patrimonio desaparece de Guipúzcoa

Quitar en Vizcaya los 400 euros dará una retención de 80 millones

Al finalizar el pleno, el diputado de Hacienda, Pello González, mostró su satisfacción por la aprobación de una norma que, según explicó, "busca el criterio de redistribuir la riqueza, de manera que paguen más los que más tienen". PP, EB y Alternatiba votaron en contra, mientras que Aralar se abstuvo.

En paralelo discurrió la aprobación de los Presupuestos, también incluida en el acuerdo de estabilidad. Las Cuentas, aprobadas por los votos del PNV, Hamaikabat y la necesaria abstención del PSE -los demás grupos votaron en contra-, prevén un presupuesto de gasto de 904,3 millones para 2010, un 1,01% más que en 2009, con un endeudamiento de 150 millones. Condicionados por el acuerdo alcanzado en el Organo de Coordinación Tributaria, el PSE guipuzcoano optó por abstenerse para marcar distancias. Su portavoz en las Juntas, Julio Astudillo, criticó que no fuesen tenidos en cuenta en el proceso de elaboración del proyecto y lamentó que el diputado general, Markel Olano, "ni siquiera haya intentado" llegar a un acuerdo al saberse protegido por el pacto de estabilidad. Olano, por su parte, respondió a las críticas recordando que se permitió la inclusión de 25 enmiendas parciales, por valor de 3,2 millones de euros, presentadas por todas las fuerzas políticas, salvo Alternatiba.

Con todo aprobado en Álava y Guipúzcoa, Vizcaya emprenderá hoy la votación definitiva de las Cuentas y las modificaciones fiscales. El Consejo de Gobierno presentó ayer la modificación de las retenciones aplicables al IRPF de 2010, que pueden aumentar hasta dos puntos en función de la retribución y el número de hijos. La Hacienda vizcaína prevé que la supresión de los 400 euros supondrá retener unos 80 millones suplementarios el próximo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 2009