Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Polémica Vizcaya-Gobierno vasco

"Debate sereno" sobre el centro cultural

La postura del Gobierno vasco fue definida por su portavoz, Idoia Mendia, horas antes de las reuniones que el comité ejecutivo y el Patronato del Guggenheim mantuvieron en la tarde de ayer: sí a la utilización de una infraestructura cultural para revitalizar Urdaibai, pero un no expreso a otro Guggenheim en la Reserva de la Biosfera.

Mendia retomó así los argumentos manejados por la consejera de Cultura la pasada semana en el Parlamento vasco para oponerse a los planes de la Diputación de Vizcaya en la ampliación del Guggenheim en Sukarrieta. La portavoz dejó claro que no quieren hipotecar el presupuesto en un solo proyecto, en un solo territorio. La portavoz rechazó que se hubiera pergeñado un segundo museo en Urdaibai para los artistas vascos. Se ha pensado, más genéricamente, en un "centro cultural que sirva para proyectar a los artistas vascos y a la cultura vasca".

Vitoria descarta un museo en Urdaibai y no tiene un proyecto cerrado

El Gobierno no pretende ofrecer un plan alternativo al proyecto que defiende en solitario la Diputación vizcaína. Manteniendo la coincidencia con sus socios en el Guggenheim de que una "infraestructura cultural" puede dinamizar la comarca de Urdaibai, quiere abrir un debate sobre su contenido. Aunque no se han concretado los límites del nuevo proyecto, el Ejecutivo se inclina por un proyecto más modesto que el que maneja la Diputación -para el que dispone de cien millones de euros y aspira a que el Gobierno vasco aporte otro tanto-, con un impacto reducido sobre el medioambiente de Urdaibai.

El Gobierno vasco no contempla la participación de una gran figura de la arquitectura internacional ni la construcción de una edificación singular. El "debate sereno" que propuso ayer Mendia para definir la infraestructura que mejor conviva con la reserva natural se entiende abierto a la intervención de artistas, agentes sociales y personas del mundo de la cultura.

Y, sobre todo, se quiere que sea independiente de la estructura del Guggenheim. "El debate no puede ser dentro del Patronato", subrayó Mendia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 2009