Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Polémica Vizcaya-Gobierno vasco

El Guggenheim ignora la opinión del 'lehendakari'

El museo sigue adelante con el plan de la Diputación para Urdaibai sin contar con el apoyo de Patxi López

El lehendakari Patxi López hizo ayer ante el Patronato del Guggenheim un llamamiento al consenso antes de continuar adelante con el proyecto de ampliación del museo en la reserva de Urdaibai. López, presidente del Patronato en su calidad del lehendakari, reclamó tiempo para reflexionar sobre los estudios de viabilidad y la oportunidad del proyecto, y defendió la necesidad de que acercar las posturas antes de comprometerse a financiar el nuevo museo. Pero su defensa del consenso fue ignorada por el Guggenheim. Minutos después de acabar la reunión, el museo difundió una nota oficial en la que se afirmaba que el Patronato había revisado los informes y seguía adelante con la definición del proceso de diseño arquitectónico del museo de Urdaibai.

La llamada de López al consenso no figura en la nota del museo sobre la reunión

El Gobierno vasco ve una grave irresponsabilidad "ante tantas prisas"

Bilbao defiende la unión con la marca Guggenheim y gana la primera partida

Los planes de la Diputación para implantar el Guggenheim en la comarca de Urdaibai continuarán sin cambios, a pesar de la petición expresa del lehendakari de frenar su desarrollo. De acuerdo con los planteamientos de la Diputación, el Guggenheim señaló tras la reunión que trabajarán en el proyecto arquitectónico "en línea con lo acontecido" en la reunión que mantuvieron con la Fundación Solomon R. Guggenheim en Nueva York, que el pasado 16 de diciembre dio luz verde al museo de Urdaibai.

López no se opuso al plan, pero defendió que como lehendakari entiende que debe liderar un proyecto que considera "de país" y propuso la creación de comisiones para estudiar en detalle los distintos aspectos del nuevo museo.

Fuentes de la Lehendakaritza mostraron su disconformidad con el contenido de la nota difundida por el Guggenheim. Su principal discrepancia radicaba en la ausencia de referencias a la llamada al consenso realizada por López y a que tampoco constara el anuncio de que el Gobierno vasco no se comprometerá a la financiación del proyecto hasta que se consiga una posición unitaria. Las prisas por seguir adelante se interpretan desde la presidencia del Gobierno vasco como "una grave irresponsabilidad".

A la salida de la reunión del Patronato, el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, defendió el trabajo conjunto con la marca Guggenheim, que "si algo ha producido en este país en estos últimos años ha sido beneficios", dijo. "Seguimos yendo de su mano y trabajando en la ampliación del Guggenheim", añadió. El plan de ampliación en Urdaibai está amparado por el plan estratégico 2009-2012, aprobado por el Patronato en diciembre del pasado año, antes de la llegada de los socialistas al Gobierno vasco.

Las reuniones del Patronato del Guggenheim, en el que participan una veintena de empresas que aportan cerca de 90.000 euros anuales al presupuesto del museo, junto a los representantes del Gobierno vasco, la Diputación de Vizcaya y el Ayuntamiento de Bilbao han sido hasta ahora un trámite en el que se daba el visto bueno a los acuerdos tomados por el Ejecutivo y el ente foral en el marco del comité ejecutivo. Ayer, en cambio, fue el escenario de la radical discrepancia entre los socios fundadores del Guggenheim, el Gobierno y la Diputación, y su incapacidad por acercar posturas. A pesar de las diferencias, no se sometió a votación la decisión de seguir adelante con los trabajos preliminares para el diseño arquitectónico del museo. Para ese fin, el presupuesto de la Diputación cuenta con otra partida de un millón de euros en 2010.

López pidió más información sobre los estudios realizados en los últimos meses a instancias de la Diputación, a los que ha destinado un millón de euros en 2009. Entre otros datos, los informes hablan de un centro con unos 8.000 metros de superficie construida, que requeriría para su puesta en marcha una inversión de 133 millones de euros. El presupuesto operativo se calcula en 6,8 millones de euros anuales, de los que el 60% tendría que ser aportado por las instituciones. En la misma reunión se informó de que el presupuesto del Guggenheim se reducirá en 2010 en un 8,3%, como consecuencia del descenso en un 12% de las aportaciones públicas.

Los informes distribuidos en los últimos días a los patronos fueron explicados por sus autores en reuniones celebradas en la mañana de ayer, poco antes del encuentro del Patronato.

Progamación 2010

El Patronato del Guggenheim dio su visto bueno a la programación artística de 2010, que incluirá dos presentaciones de la colección permanente y cuatro exposiciones temporales. Por vez primera se mostrarán conjuntamente las obras adquiridas por el Guggenheim Bilbao, que ya superan el centenar. Los artistas Robert Rauschenber, Anish Kapoor y Henri Rousseau serán objeto de atención de otras tantas exposiciones. El Guggenheim volverá a mirar a la historia del arte con la muestra La Edad de Oro de la pintura holandesa, procedente del Museo de Städel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 2009

Más información