Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tensión entre España y Marruecos

El Parlamento Europeo pide la vuelta inmediata de la activista

Los populares intentan que se incluyan críticas al Gobierno

El Parlamento Europeo tiene previsto aprobar hoy una resolución, con sólo fuerza moral y no vinculante, en la que pide a Marruecos que autorice sin dilación el retorno al Sáhara Occidental de Aminetu Haidar, que le restituya sus documentos y que preserve su integridad física. La votación se realizará en la sesión extraordinaria vespertina de los jueves, tradicionalmente marcada por el vacío de la Eurocámara.

La elaboración de la resolución no ha sido fácil. Las distintas familias ideológicas libraron ayer durante dos horas y media un intenso forcejeo para elaborar una resolución en la que lo principal era evitar que la otra parte colocara alguna línea no aceptable. De ahí que la resolución deje fuera los elementos más agresivos, que pese a todo serán votados. "Es un texto de mínimos", admite un frustrado Raúl Romeva, el eurodiputado verde español.

El PP Europeo (acicateado por sus correligionarios españoles, que, sin embargo, no suscriben la enmienda) buscará dejar en evidencia a Madrid intentando que se incluya una alusión a "una operación frustrada de expatriación organizada caóticamente por el Gobierno español".

Por su parte, la izquierda y los verdes pedirán que se añada la congelación del Acuerdo de Asociación entre la UE y Marruecos y que se paralice el estatuto avanzado concedido al reino alauí mientras Haidar no regrese a su hogar. Ambas porpuestas están abocadas al fracaso.

Tras manifestarse preocupado por el quebrantamiento de la salud de Haidar, el Parlamento Europeo pide a Rabat que permita de inmediato el retorno de la activista a El Aaiún, que le devuelva sus documentos y que vele por su integridad física. A España, mientras, se le reclama que siga prestándole asistencia y a la comunidad internacional (instituciones europeas y ONU), que redoble sus esfuerzos ante Rabat. Al Gobierno marroquí se le exige que respete a quienes luchan por los derechos humanos de los saharauis y que permita el ejercicio de derechos fundamentales como el de circulación, expresión, asociación y reunión. La resolución sólo tiene fuerza moral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 2009