EDUARDO FREI | Elecciones en Chile

Renovación para volver al palacio

La experiencia de correr peligro de muerte por complicaciones en una operación de próstata en 2004 cambió a Eduardo Frei Ruiz Tagle. Dejó crecer su pelo, usó corbatas audaces, ganó espontaneidad y lo llamaron "Frei 2.0". Así, renovado, resolvió ser candidato. La Concertación tenía cartas más fuertes, como Ricardo Lagos y José Miguel Insulza. Pero él es democristiano y tras dos gobiernos socialistas, los de Lagos y Michelle Bachelet, era el turno de su partido, el mayor de la coalición, y ganó la primaria sin sobresaltos. Ingeniero civil y empresario, aunque dedicado a la política, el senador y ex presidente Frei (1994-2000) quiere volver a La Moneda a los 67 años. Orador parco, tímido y sin carisma, está en segundo lugar en los sondeos por otras cualidades: es serio, frontal y planificador.

Más información

Ser de la dinastía Frei es una fortaleza en un país donde los apellidos cuentan. Tras el asesinato de su padre en 1982, la principal figura de oposición a la dictadura, inesperadamente Eduardito, como le llamaban, se hizo cargo del capital político familiar. En 1989 fue elegido senador derrotando a Sebastián Piñera; en 1993 ganó a Lagos en primarias y fue electo presidente con una mayoría récord, el 57,9%.

Su Gobierno terminó empañado por la recesión de la crisis asiática, y con la izquierda resentida por la lucha que entabló para traer de regreso a Pinochet, detenido en Londres. En esta campaña ha hecho guiños a la izquierda y se arrima a Bachelet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de diciembre de 2009.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50