Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto hispano-marroquí

Haidar está "muy débil y con muchos dolores", pero con ánimo

Aminetu Haidar alcanza hoy su día 28 en huelga de hambre sin que se vislumbre aún una salida. Aunque no fue un reconocimiento médico, dado que ella misma no quiere ser explorada, el doctor Chema Anda, coordinador de la ayuda sanitaria en los campamentos de Tinduf, pudo verla unos instantes, tras lo cual aseguró que está "muy débil y con muchos dolores" y que hay "cuestiones que no vemos en su organismo que pueden dejar secuelas para toda la vida".

Haidar, un día más, apenas salió del cuartito donde duerme y desde su plataforma de apoyo han vuelto a reclamar una intervención al más alto nivel. "El tiempo se acaba, pedimos que alguien, el presidente Rodríguez Zapatero o el Rey de España, intervenga ya", dijo el portavoz de este grupo, Fernando Peraita, mientras que el actor Guillermo Toledo ha asegurado que "toda intervención es bienvenida". La entrada en escena de Estados Unidos y la UE había generado optimismo en el entorno de la activista, pero el rechazo rotundo de Marruecos a permitir el regreso de Haidar a El Aaiún ha desembocado en un nuevo traspiés.

El médico asegura que el ayuno puede dejarle secuelas de por vida

La intención de algunos miembros de la familia de Haidar de viajar a Lanzarote para interesarse por su estado de salud ha sido acogida con expectación, por si ello pudiera representar una fórmula para acelerar el regreso de la activista con sus hijos.

Se confía también en las gestiones que está realizando el centro estadounidense Robert Kennedy con Francia.

La abogada de Aminetu Haidar, Inés Miranda, ha insistido en que Marruecos y España son responsables de haber cometido "un delito de lesa humanidad". También ha aclarado que, en contra de lo dicho por el Ejecutivo, la compañía aérea no tenía obligación de traer a Haidar. "Binter la llevó a El Aaiún y Canarias Aeronáutica la trajo. No fue la misma compañía y por tanto, no tenía la obligación de hacerlo", dijo.

Además, la letrada ha querido desmentir las afirmaciones realizadas por miembros del Gobierno en las que se aseguraba que la decisión de permitir su entrada en España había sido de la Policía. "El agente que estaba en el aeropuerto de Lanzarote recibió órdenes de sus superiores, la investigación judicial aclarará quiénes eran estos superiores", dijo Miranda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de diciembre de 2009