Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU presenta su plan de reforma sanitaria

La Cámara alta prevé empezar a debatir el proyecto este fin de semana

El debate promete ser largo y áspero pero tan histórico como la meta que se persigue, reformar el sistema sanitario de EE UU. Tras semanas de discusiones a puerta cerrada, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, ya tiene el proyecto de ley que llevará a votación y que será la última etapa de una de las prioridades en la agenda del presidente Barack Obama, quien calificó este último paso como "un hito".

Reid anunció a última hora del miércoles que el proyecto de ley prevé extender la cobertura médica a unos 30 millones de estadounidenses y lograr una reducción del déficit en los próximos diez años. El coste de este plan se estima en casi 850.000 millones de dólares (unos 568.000 millones de euros) y ha pasado el escrutinio de la independiente Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, siglas en inglés).

"Ha comenzado el último tramo de este largo camino", dijo Reid en rueda de prensa, satisfecho y sonriente. La medida combina otras dos iniciativas anteriormente aprobadas por los comités senatoriales de Salud y Finanzas, y tiene el prometedor nombre de Protección de los pacientes y un cuidado asequible. La Cámara de Representantes aprobó su propia disposición hace casi dos semanas con un ajustado resultado para los demócratas, 220 votos a favor y 215 en contra.

Se prevé que este fin de semana se efectúe el trámite de votación que supondrá el comienzo del debate del proyecto de ley, un debate que puede durar semanas, si no más, y que escenificará las maniobras de los demócratas por influir en el proyecto de Reid y sus aliados y las embestidas de los republicanos para torpedear la reforma y asestar un duro golpe al presidente en su primer año en la Casa Blanca.

La iniciativa del Senado obliga, por primera vez, a prácticamente todos los estadounidense a comprar un seguro médico, y establece fondos valorados en cientos de miles de millones de dólares para subsidiar y ayudar a aquellos con bajos ingresos que no se pueden permitir cobertura sanitaria. Con fecha de inicio en 2014, la ley incluye la llamada "opción pública", aquella con la que el Gobierno puede competir con las aseguradoras privadas pero que también permitirá que los gobiernos estatales se abstengan de participar en el programa.

Reid no tiene garantizados los 60 votos necesarios que impidan las tácticas dilatorias de la oposición para aprobar el proyecto de ley en el Senado -conocidas como filibusterismo-. El Partido Demócrata cuenta con 58 senadores y existen dos independientes que generalmente votan con ese partido (el total de senadores es de 100). Tres son los senadores demócratas rebeldes que no acaban de definirse y que deben hacerlo para que el debate pueda comenzar. Se trata de Mary Landrieu (Luisiana), Ben Nelson (Nebraska) y Blanche Lincoln (Arkansas). La medida que salga del Senado tendrá que ser armonizada con la versión de la Cámara antes de que un proyecto final pueda ser votado nuevamente por ambas cámaras del Congreso. Será entonces cuando el presidente tenga una ley que firmar sobre su mesa de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009