Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE intenta el acuerdo entre la izquierda y el PNV sobre el aborto

PP, UPN, UpyD y CiU se oponen a la totalidad del proyecto de ley del Gobierno

Aunque el Gobierno tiene una mayoría suficiente en el Parlamento para sacar adelante la nueva regulación del aborto, el Grupo Parlamentario Socialista tratará de establecer un puente entre los grupos de izquierda y el PNV para ampliar el apoyo a este proyecto, que se encontrará con cuatro enmiendas de devolución. En efecto, hoy lunes termina el plazo de presentación de esas enmiendas a la totalidad, con una sorpresa: Rosa Díez, portavoz de UPyD presentará hoy una enmienda de rechazo a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Las otras tres son rubricadas por el PP, UPN y CiU. En este último grupo habrá que hacer una diferenciación, ya que los impulsores y redactores serán los cuatro diputados de Unió. Entre los seis diputados de Convergencia habrá división de voto: cuatro votarán con sus compañeros democristianos y dos no apoyarán esa enmienda de devolución.

El partido de Rosa Díez se ha sumado a última hora a la crítica global

Pero las cuentas parece que le salen al Grupo Socialista y, por tanto, esas enmiendas no tendrán los votos suficientes como para que la ley se devuelva al Gobierno.

Junto a los 169 diputados socialistas se unirán para rechazar esos vetos los cinco votos de ERC-IU-ICV; dos del BNG y uno de Nafarroa Bai. Si nadie falla serían 177 votos. No obstante, el Grupo Socialista tratará de establecer "un puente" entre estos grupos de la izquierda y el PNV. Esta misma semana la portavoz socialista de Igualdad, Carmen Montón, convocará formalmente a todos los grupos para afianzar los apoyos y explorar con ellos las posibilidades de acuerdo con los peneuvistas. También habrá reuniones con el PNV. Este grupo pone objeciones serias a que las jóvenes de 16 a 18 años puedan interrumpir su embarazo sin conocimiento de los padres.

"Si la fórmula final sobre autorización o acompañamiento de los padres es muy cerrada, estaríamos abocando a las chicas que no lo pueden decir en su casa a la vía del aborto clandestino", señalan fuentes de la dirección socialista.

Precisamente este es uno de los argumentos que Carmen Montón utilizará para convencer al PNV de que acepte una fórmula no demasiado taxativa. Los socialistas piensan en una fórmula intermedia. Por ejemplo, que se "recomiende" a las jóvenes que sean acompañadas por un adulto. "Nos tenemos que preocupar de las jóvenes que no pueden contar a sus padres que están embarazadas porque recibirían una paliza o hechos peores", señala Carmen Montón. Por lógica, esta parlamentaria remacha que no hay problema para quienes sí se lo van a comunicar a sus padres. No obstante, el Grupo Socialista "no pondrá en peligro el trabajo de un año" con otros grupos por ganar los votos del PNV si es que insiste en que se le acepten todas las enmiendas, también las referidas a la objeción de conciencia de los profesionales. En el PSOE consideran que la objeción no puede extenderse a todos los profesionales que intervienen indirectamente en una interrupción del embarazo porque se llegaría hasta el celador, "y eso es absurdo", señalan los interlocutores socialistas.

Los argumentos para oponerse a la ley del PP, UPN y Unió Democrática son bastante conocidos aunque la sorpresa la va a deparar la enmienda que presenta Rosa Díez de UPyD. Esta diputada considera que el proyecto mezcla los plazos y los supuestos "en un híbrido que genera inseguridad jurídica". Considera, además, que las normas regulan derechos pero no los crean. "Igual que los crean, también los pueden quitar", se temen en UPyD. Tampoco se considera adecuado que las jóvenes menores aborten sin consentimiento o conocimiento de los padres; piden más cautelas jurídicas

"Se renuncia a establecer un precepto en el que se especifique que la interrupción del aborto implica también elegir sobre la vida del feto y no sólo los derechos e intereses de la gestante como paciente", se lee en otro argumento. Todos los argumentos de los que rechazan la ley se escucharán en la tribuna de oradores del Congreso el próximo 26 de noviembre, cuando se debatan las enmiendas contra el proyecto de ley. Para ese día, el PSOE debe tener a punto todos sus apoyos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 2009