Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia investiga a Lorenzo Sanz por blanquear dinero de la Mafia

Pedraz quiere enviar el caso a Roma porque la Audiencia no es competente

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz considera que debe ser la justicia italiana y no la española la que investigue, y en su caso juzgue, al ex presidente del Real Madrid Lorenzo Sanz. Pedraz ha llegado a esa conclusión al considerar que, al sacar de España obras de arte de gran valor, habría cometido un delito de contrabando de bienes culturales, para cuyo enjuiciamiento no es competente la Audiencia Nacional.

Por esa razón, el juez se plantea ahora ceder la jurisdicción a los tribunales italianos que tienen una causa abierta contra el presidente del Real Madrid por presunto blanqueo de dinero procedente de la Mafia, según fuentes de la Audiencia. Ese blanqueo, según la justicia italiana, se habría producido precisamente mediante el pago con pinturas de gran valor, entre las que se encuentran varias madonnas de artistas clásicos españoles e italianos.

Esas mismas fuentes aseguran, no obstante, que Sanz podría no estar al corriente de que la compra de esas pinturas sirviera a sus adquirentes para blanquear fondos procedentes de la Cosa Nostra.

En caso de que finalmente los jueces italianos decidan no escuchar la propuesta de Pedraz y no se declaren competentes para investigar este caso, el juez de la Audiencia Nacional estudiaría una inhibición en favor de los juzgados de Instrucción de Madrid.

Los hechos se produjeron supuestamente en 2005 cuando el ex presidente del Real Madrid estaba interesado en comprar el equipo italiano del Parma por 27,5 millones de euros. Los cuadros, valorados en 7,5 millones, sirvieron para abonar parte de ese pago, según fuentes policiales.

Sanz ya tuvo que declarar en noviembre de 2008 tras ser acusado de una estafa inmobiliaria supuestamente cometida en Francia. Dos meses antes fue detenido en Córdoba por intentar ingresar en una sucursal bancaria de esa ciudad un pagaré falso por unos 500 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 2009