Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El INE confirma que la caída del PIB se ralentizó en el tercer trimestre

España lleva año y medio en recesión, tras un descenso intertrimestral del 0,3%

Mil millones de euros es una de esas cantidades que justifican echar mano del semiolvidado tipo de cambio con la peseta (son 166.386 millones de pesetas) para apreciar su magnitud. Sin embargo, en los dominios de la contabilidad nacional, que mide cuánto crece (o decrece) toda una economía, mil millones de euros es apenas una décima del PIB español. Esta vez es, también, un pequeño alivio para el Gobierno y otro minúsculo paso hacia la recuperación: el Instituto Nacional de Estadística (INE) adelantó ayer que el PIB bajó entre julio y septiembre un 0,3% respecto al segundo trimestre. O, lo que es lo mismo, una décima menos de lo que pronosticó (-0,4%) hace dos semanas el Banco de España.

Hasta hace bien poco, la revisión de las previsiones económicas siempre era a peor. El cambio de esta tendencia es otra señal de que el recorrido de la recesión se agota, aunque España sigue rezagada. Alemania y Francia volvieron a crecer en el segundo trimestre, el PIB de Estados Unidos registró una tasa intertrimestral positiva entre julio y septiembre y la inmensa mayoría de los expertos pronostican que Bruselas oficializará hoy que la zona euro también ha salido de la recesión.

La caída del 0,3% será el menor descenso trimestral del PIB desde que arrancó la recesión, con un retroceso del 0,02%, en el segundo trimestre de 2008. En la comparación anual, el mordisco al PIB se queda en el 4%, en lo que sería el primer signo de moderación en la tasa interanual desde que entró en terreno negativo.

La mejora en una décima sobre el pronóstico del Banco de España permitió a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, hilar un discurso optimista, aunque preñado de cautela. "El dato es incluso un poquito mejor que las previsiones que manejábamos", apuntó Salgado en conferencia de prensa tras la comisión delegada de asuntos económicos.

La vicepresidenta indicó que espera un retroceso similar para el último trimestre del año. "La evolución es absolutamente compatible con nuestras previsiones, que anticipan una caída del 3,6% en el PIB para 2009", afirmó Salgado, quien no se aventuró a pronosticar cuándo volverán las tasas trimestrales positivas, lo que marca el fin de la recesión.

A falta de datos más precisos, la vicepresidenta económica atribuyó la moderación en el retroceso del PIB a "una aportación positiva del sector exterior" y a una "estabilización de la caída del consumo". En el análisis del Banco de España se apuntaba al impacto de algunas ayudas públicas contra la crisis, como los fondos extraordinarios de inversiones o el subsidio a la compra de vehículos, que alcanzaron todo su potencial en el tercer trimestre. Según el organismo supervisor, el plan anticrisis del Gobierno, que aportó a la economía una cantidad superior al 2% del PIB en 2009, contribuyó a parar la caída del gasto de los hogares y a reactivar la inversión en obra civil.

En su último informe sobre la evolución de la economía europea, Bruselas vaticinó que España no saldrá de la recesión hasta la segunda mitad de 2010 (aun así la Comisión mejora en seis meses su pronóstico anterior).

Navarra vuelve a crecer

Dentro de la economía española, el retrato es muy desigual: comunidades menos dependientes de la construcción y con mayor base industrial, como País Vasco y Navarra sólo llevan tres trimestres en retroceso. De hecho, el Gobierno navarro adelantó ayer que la economía de esta comunidad habría crecido un 0,5% en el tercer trimestre, lo que la dejaría fuera de la recesión.

Salgado discrepó de algunos de los pronósticos de Bruselas, que vaticina una caída del PIB del 0,8% en 2010 (la estimación del Gobierno es -0,3%) y un déficit público por encima del 10% éste y el próximo año. "Nosotros creemos que la economía española puede y va a crecer más, y que el componente cíclico del déficit es mayor de lo que dice la Comisión", señaló. Salgado confirmó que Economía hará uso del año de prórroga (hasta 2013) que ha concedido Bruselas a España para volver a un déficit equivalente al 3% del PIB. Pero postergó a enero la modificación de sus previsiones presupuestarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 2009