Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón sugiere que los piratas cumplan condena en Somalia

Fuentes de la fiscalía creen que sería "más limpio" que el Gobierno les indulte

Paciencia. Ésa es la petición que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero transmitió el martes a los familiares de los 36 tripulantes del Alakrana, secuestrados en Somalia desde hace 42 días, tras garantizarles que el Gobierno hará todo lo necesario para que sus parientes regresen cuanto antes, sanos y salvos.

La petición de paciencia tiene plazo: el Gobierno cree que necesita al menos tres semanas, incluso si se aceleran al máximo los trámites y se celebra un proceso exprés en la Audiencia Nacional, para resolver el embrollo jurídico derivado del encarcelamiento en España de dos compinches de los piratas.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo el martes que se están explorando "todas las vías jurídicas" para resolver el problema. No precisó ninguna, pero dejó claro el procedimiento. "No puedo decir en este momento la vía que el Gobierno apunte y luego la Audiencia [Nacional] decida", señaló. Es decir, el Ejecutivo ofrecerá una solución a los jueces, que tendrán la última palabra.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, fue ayer un poco más lejos y reveló en Radio Nacional que "una de las opciones" que se barajan es que los piratas sean juzgados en España y luego cumplan su condena en Somalia. Se trata, según las fuentes consultadas, de suscribir con el Gobierno Federal de Transición de Somalia un acuerdo de cumplimiento de penas, a través de un canje de notas, que entraría en vigor de inmediato. Aún así, el traslado sólo podría ejecutarse una vez celebrado el juicio y con sentencia firme.

La otra fórmula que baraja el Ejecutivo es que la pena solicitada para los dos encarcelados fuera inferior a seis años, lo que permitiría expulsarlos en aplicación de la Ley de Extranjería. La información del Ministerio de Defensa abona esta tesis, pues los dos detenidos, Cabdiwelly Cabdullahi, Abdu Willy, y Raageggesey Adji Haman, no habrían participado en el abordaje del Alakrana sino que serían los señaladores; es decir, los encargados de buscar piezas de caza para los piratas. Fuentes jurídicas advierten, no obstante, que incluso si se les considerase sólo cómplices, España tiene una jurisprudencia muy consolidada según la cual se aplica un delito por cada víctima -36 en este caso-, lo que haría casi imposible aplicar una pena tan leve.

La sentencia de conformidad, apuntada como solución por el letrado Francisco Javier Díaz Aparicio, quien se ha hecho cargo de la defensa de Abdu Willy, también requeriría, recordaron las fuentes consultadas, completar la instrucción.

Mientras, el juez Santiago Pedraz, instructor del caso, se plantea llamar a declarar a los militares de la fragata Canarias, que participó en la captura de los piratas y está en las islas Seychelles, realizando tareas de avituallamiento. También estudia ofrecer al dueño del Alakrana, que negocia desde Nairobi (Kenia) con los secuestradores, la posibilidad de personarse en el sumario.

Fuentes de la fiscalía estiman que, cualquiera que sea la solución, habrá que esperar a que acabe la instrucción y probablemente, el juicio. "En esas condiciones, lo más limpio es el indulto. Entregarlos a Somalia, para que cumplan la pena impuesta en España, no resulta creíble, pues todo el mundo sabe que dicho país no ofrece las garantías mínimas. Más fácil resulta entender que pueden darse en este caso las razones extraordinarias y de carácter humanitario que justifiquen la concesión de un indulto". Se trataría de devolver la pelota al Gobierno, de forma que éste asuma la responsabilidad de una decisión política y se evite salpicar a los jueces.

Chacón, por otro lado, defendió ayer un cambio de estrategia de la Operación Atalanta, para evitar nuevos secuestros. La ministra confirmó que en la reunión que mantendrá el martes con sus homólogos de la UE planteará la necesidad de bloquear los puertos somalíes donde hay secuestrados 12 buques -tres de ellos desde ayer- y neutralizar a los barcos nodriza que permiten a los piratas actuar a cientos de millas de la costa.

Comunicación al juez

El Ministerio de Defensa comunicó a la Audiencia Nacional la detención de los dos piratas implicados en el secuestro del Alakrana inmediatamente después de que se produjera, según aseguraron ayer fuentes gubernamentales, quienes aseguraron que así lo establece el procedimiento con el que cuenta el comandante de la fragata Canarias, que de otro modo podría incurrir en un delito de detención ilegal. El desfase entre la hora de la detención, las 21.00 del 3 de octubre, y la presentación de la denuncia por la Abogacía del Estado, a las 2.20 del 4 de octubre, se debe según las mismas fuentes a que desde la Audiencia Nacional se respondió que no podían aceptarse las detenciones si no existía una denuncia previa del presunto delito. Fue la célula de crisis, dirigida por la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, la que decidió que se presentara la denuncia. ¿Podía haber hecho otra cosa? Los detenidos sólo podrían haber sido entregados a Kenia, recuerdan las fuentes consultadas, si la autoridad competente española, es decir la Audiencia Nacional, "no puede o no desea ejercer su jurisdicción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 2009

Más información