Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un avión militar con vigilantes y armas llegará a Seychelles el sábado

Eran 71 y ya sólo quedan 60 aspirantes. Los vigilantes privados que embarcarán en los atuneros que faenan en el Índico para tratar de disuadir a los piratas de atacarles reciben las últimas clases de formación militar en Cartagena (Murcia). Los que superen el examen de los oficiales que les están entrenando en el uso de armas de guerra (ametralladoras y fusiles de asalto) recibirán una autorización del Ministerio del Interior y llegarán a Seychelles el sábado, según informó el Ministerio de Defensa.

En el puerto de Victoria (Seychelles) les esperan 13 atuneros, que no han querido salir a faenar sin ellos tras el secuestro del Alakrana.

Los armadores ya han comprado las armas que el Gobierno les autorizó a embarcar en los atuneros en un real decreto aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 30 de octubre. Son armas de guerra con las que esperan disuadir a los piratas, armados de lanzagranadas y fusiles de asalto.

El Ministerio de Defensa fletará un avión especial para transportar el armamento y a los vigilantes privados que hayan superado el curso de formación hasta Seychelles. El avión recogerá las armas en la base aérea de Torrejón (Madrid) y se dirigirá luego a Alicante para embarcar al personal de seguridad privada. Defensa estima que a mediados de la semana que viene los atuneros estarán listos para poder salir al mar con la nueva protección.

Ex militares

Embarcarán cuatro vigilantes en cada atunero y dos en los buques auxiliares. En total, 52. La mayoría de los que están recibiendo el curso son ex militares y están aprendiendo a usar esas armas en alta mar y qué hacer en caso de abordaje. Los armadores han recibido cientos de currículos de militares retirados.

El sueldo de estos vigilantes ronda los 400 euros al día. El Gobierno central y el vasco se han comprometido a ayudar a financiar este carísimo servicio. Los armadores pagarán la mitad de los gastos y las administraciones la otra mitad. El Ministerio de Defensa podrá recomprar a los atuneros el armamento de guerra adquirido porque los proveedores son los mismos que los de las Fuerzas Armadas.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, se reunió ayer con las asociaciones de armadores para ultimar los detalles del traslado a Seychelles y para informarles de las gestiones para liberar el Alakrana. Los armadores insisten en que la seguridad privada es sólo una solución a corto plazo y que lo más adecuado sería llevar militares a bordo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 2009