Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos niñas sufren abusos en el autobús escolar

Diez menores, temporalmente expulsados de un instituto

Los padres de dos niñas del municipio madrileño de Loeches (6.210 vecinos) han denunciado ante la Guardia Civil la agresión que sufrieron las menores el pasado jueves cuando regresaban en autocar del instituto, que se encuentra a unos 30 minutos en coche de su localidad. Según su relato, diez compañeros las sujetaron por las muñecas y por los pies y las sometieron a tocamientos durante todo el trayecto.

El conductor, perteneciente a una empresa privada contratada por el centro, no paró en ningún momento y mantuvo su recorrido, pese al alboroto que había en el autocar.

Las niñas tienen 12 y 13 años. Regresaban de unas actividades extraescolares. Cuando se subieron al autocar, dos de los niños gritaron: "¡Vamos, a por ellas!". Una de ellas, que estaba sentada cerca de la ventanilla, se quedó prácticamente inmóvil, sin reaccionar. La otra la emprendió a golpes con sus agresores, pero de poco le sirvió. Los otros jóvenes las inmovilizaron. Después, fueron tocándola y alguno de los chavales la obligó a tocarle a él. Los menores, cuyas edades oscilan entre los 12 y los 15 años, se turnaron en su agresión sexual.

"¡Vamos, a por ellas!", gritó uno de los supuestos atacantes

Las dos menores no contaron lo ocurrido a sus padres. Una de ellas, la mayor, de 13 años, se lo contó a su hermana mayor, que fue la que alertó a los progenitores. Al día siguiente, éstos acudieron al instituto y se inició la investigación de todo lo ocurrido.

Los padres han denunciado los hechos ante el instituto, que ha tardado cuatro días lectivos en expulsar a los supuestos autores de la agresión. Estarán cinco días sin acudir al centro hasta que se aclare lo sucedido. La dirección del instituto Atenea se ha negado a hacer declaraciones sobre lo sucedido y las medidas adoptadas.

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil también ha pedido el listado de los alumnos que iban en el autocar. En total, eran 17. Los cinco restantes no intervinieron en la agresión. Algunos de los menores intentaron que el conductor la evitara, pero éste no les hizo caso. Los padres acusan al chófer de un delito de omisión del deber de socorro. Fuentes del instituto armado explicaron que los chavales que tengan menos de 14 años no podrán ser imputados en este caso, que deberá conocer la Fiscalía del Menor.

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, ha abierto una investigación de oficio para esclarecer lo ocurrido. Ha pedido los informes al instituto y a la Guardia Civil. Hoy está previsto que Canalda se entreviste con los padres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de octubre de 2009