Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trifulca entre payeses y Mossos en una protesta por los bajos precios agrícolas

Veinte heridos entre los manifestantes y ocho policías lesionados en Reus

La crispación de agricultores y ganaderos por los bajos precios que atenazan al sector se tradujo ayer en un violento enfrentamiento a puñetazos entre los manifestantes convocados por el sindicato Unió de Pagesos (UP) y los Mossos d'Esquadra en Reus (Baix Camp). Una veintena de payeses resultaron contusionados y ocho agentes, heridos. Dos policías fueron trasladados al hospital por una fisura en una clavícula y una rotura de falange, respectivamente.

La refriega se desencadenó frente a la sede del Departamento de Agricultura, cuando un tractor que participaba en la marcha para exigir precios justos forzó la puerta que da acceso al patio del edificio.

Los Mossos se encararon contra los manifestantes al interpretar que éstos pretendían asaltar la sede, informó el cuerpo policial. Una vez en el patio los payeses empezaron a lanzar patatas, avellanas y otros productos a los agentes cuando éstos se retiraron para dar paso a los policías especializados en seguridad ciudadana.Los ánimos se fueron caldeando hasta que empezó un intercambio de golpes entre agentes y manifestantes. En la pelea, varios mossos quedaron aislados y perdieron las porras y los escudos. Un agente fue arrastrado por el suelo. Tras minutos de caos y tensión, los antidisturbios consiguieron dispersar a los manifestantes.

"Sólo queríamos vaciar un tractor dentro del departamento, pero la puerta estaba cerrada", explicó el coordinador de UP en Tarragona, Josep Maria Coll. "Algunos agentes se han pasado tres pueblos. Hemos pedido las placas de identificación para exigir explicaciones", añadió. El delegado de la Generalitat en Tarragona, Xavier Sabaté, contradijo la versión de los manifestantes: "En ningún caso la actuación de los Mossos ha sido desproporcionada".

Los agentes también agredieron a un cámara de TV-3 cuando el cuerpo policial estaba retirando a un agente herido, según denunció en un comunicado el Sindicat de Periodistes de Catalunya. Tras golpearle en el cuello le exigieron que les entregara las imágenes de la pelea entre agentes y manifestantes.

Después de los disturbios, uno de los ganaderos fue detenido acusado de desórdenes públicos y atentado contra agentes de la autoridad. El hombre, que se rompió un dedo en la trifulca, fue detenido a la salida del hospital de Reus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de octubre de 2009