Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno negocia la liberación de los pesqueros de Bissau

El Gobierno espera que las autoridades de Guinea-Bissau liberen "pronto" los pesqueros onubenses que mantienen apresados desde el pasado día 8. La Embajada española negocia para que los tres barcos (en un principio se pensó que eran cuatro) puedan volver a faenar. Se trata del Sierra de Huelva, de la empresa Baltimar, el Febel III, de Mariscos Rodríguez (ambos con base en Huelva) y el Alfonso Sierra I, de una empresa de Lepe con el mismo nombre.

Los pesqueros están acusados de repostar en alta mar. El hecho de que, en sus dos años de existencia, la mediación de la Embajada de España en Guinea-Bissau haya hecho posible la liberación de 50 barcos españoles apresados por distintos motivos, da esperanzas a una rápida solución del conflicto.

Caridad de Dios, esposa de José Antonio Fernández, patrón del Ferber III, contó ayer la experiencia vivida por los tripulantes: "Eran las cuatro de la madrugada. Cuando mi marido despertó, se topó con un señor apuntándole a la cara con una metralleta".

Los marineros se hallaban a esa hora a unas 148 millas de la costa. Los detuvieron e incomunicaron con el argumento de que carecían de autorización administrativa para transbordar el combustible en alta mar, lo que se conoce como bunkering.

Repostaje habitual

Los militares obligaron a los tripulantes a dirigir los barcos a la costa. Los pesqueros, fondeados a 500 metros del puerto de Bissau, aguardan ahora el fin de un arresto que califican de "inexplicable" y de "exagerado". Igualmente consideran "desmedida" la multa impuesta por el Gobierno de Guinea: unos 1.000 euros por barco. "Llevo 20 años de patrón y nunca me ha ocurrido algo parecido. No le veo la lógica, porque lo hemos hecho así toda la vida", se lamentó José Antonio Fernández.

Sin embargo, Antonio Mora, patrón de la embarcación Río Do Mar V, que se halla faenando en las mismas aguas, reconoció ayer que esa práctica "está prohibida", aunque precisó que "en estos puertos no disponemos de otros medios para cargar los barcos".

El Ministerio de Medio Ambiente explicó que los pesqueros faenaban al amparo del Acuerdo de Pesca entre la UE y Guinea-Bissau. Y añadió: "El bunkering no está contemplado en el texto, por lo que la presunta infracción administrativa no es de naturaleza pesquera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 2009