Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

100.000 firmas contra el machismo de Berlusconi

Las italianas se movilizan contra la "cretinización' de la mujer"

Dos semanas después de que Silvio Berlusconi insultara a la ex ministra de Sanidad y vicepresidenta de la Cámara, Rosy Bindi, casi 100.000 italianas se han adherido a la campaña Mujeres ofendidas por el primer ministro. Hasta ahora, ninguno de los numerosísimos comentarios machistas y de mal gusto lanzados por Berlusconi refiriéndose a las mujeres había conseguido movilizarlas.

El hecho se produjo en el plató del programa de la televisión pública Rai 1 Porta a Porta, presentado por Bruno Vespa, periodista amigo de Berlusconi. Bindi participaba como invitada y se discutía sobre la decisión del Tribunal Constitucional de suspender la Ley Alfano, que pretendía otorgar inmunidad al primer ministro. En medio de la discusión, Vespa dio paso a la intervención telefónica en directo de Berlusconi, quien sin más preámbulo espetó a Bindi: "Usted siempre más guapa que inteligente". "Presidente, soy una mujer que no está a su disposición", respondió ella.

Desde entonces, la frase ha pasado a ser el eslogan de miles de mujeres, invitadas por el periódico La Repubblica a firmar un manifiesto redactado por las intelectuales Michela Marzano, Barbara Spinelli y Nadia Urbinati. "Es evidente que el cuerpo de la mujer se ha convertido en un arma política de capital importancia en las manos del presidente del Gobierno", dice el texto. "Contra esa cretinización de las mujeres, de la democracia y de la política" quieren protestar las mujeres italianas. Ayer por la tarde, se habían sumado ya 100.000.

"Estoy satisfecha", dice Rosy Bindi a este periódico, "por la indignación que las palabras de Berlusconi han suscitado y porque esas firmas significan la asunción de responsabilidades por parte de las mujeres". En su opinión, "durante los últimos años las mujeres italianas, sobre todo las generaciones más jóvenes que no han tenido que combatir por sus derechos, parecían sosegadas. El ataque del primer ministro las ha hecho despertar de esa especie de letargo".

No a todas. Desde las filas del Pueblo de la Libertad, nadie se ha atrevido a alzar la voz contra el jefe. Su portavoz, Paolo Bonaiuti, trató incluso de exculparlo alegando los difíciles momentos por los que pasaba el primer ministro. Sólo la ministra de la Juventud, Giorgia Meloni, confesó que ella no hubiera dicho esa frase. No obstante, Meloni (a la que Berlusconi suele llamar la piccola, la pequeña, porque es bajita) no está dispuesta a "recibir lecciones de las mujeres de la izquierda". Silencio absoluto, en cambio, por parte de la ministra de Igualdad, Mara Carfagna, ex aspirante a miss Italia y blanco de las iras de Verónica Lario, ahora en trámites de separación de Berlusconi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de octubre de 2009