Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gripe A crece, pero no satura los centros de salud

Según los médicos, los ciudadanos no están alarmados

La gripe A es una pandemia desde junio pasado, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el nivel 6 de alerta, que sólo quiere decir que se ha extendido mucho y se transmite con facilidad, no que revista gravedad. Ahora ya se puede decir que en la Comunidad de Madrid también es una epidemia. La incidencia de la gripe A se ha disparado en la semana 40, la última de la que se tienen datos (del 4 al 10 de octubre). Se registraron 94 casos por cada 100.000 habitantes.

El umbral epidémico, la cifra a partir de la cual se puede hablar de epidemia, está establecido en 45 casos por 100.000 habitantes. Esa tasa se superó en la región a finales de septiembre y en sólo dos semanas se ha doblado. Pero eso no quiere decir que los servicios sanitarios se hayan colapsado. Todavía.

El aumento de la incidencia se ha notado "poco" en centros de salud y hospitales, según una portavoz de la Consejería de Sanidad, que dijo no disponer de datos de afluencia de pacientes. "Aún es pronto. La afluencia va en consonancia con el tiempo y todavía hace calor", señaló. Según el último informe semanal, a pesar de que se supera el umbral epidémico de la gripe estacional, eso "no supone la activación del plan de pandemia en el plano organizativo". Eso sí, añade, "es necesario que estén ya articulados en cada centro de salud y hospital las medidas higiénicas básicas respecto al manejo de los pacientes que manifiesten síntomas". Sanidad no precisó qué tasa debe alcanzarse para activar el plan. La portavoz explicó que esperan instrucciones del ministerio.

El umbral epidémico se calcula basándose en la media de la incidencia semanal en las cinco temporadas precedentes, según la Consejería de Sanidad, que está recogiendo los datos a través de sus médicos-centinela. Se trata de una red de 140 facultativos de atención primaria que comunican cada semana los casos de gripe que han atendido en su consulta. Ellos son los únicos que ordenan muestras analíticas de confirmación de los casos sospechosos. Después los datos se extrapolan.

Los médicos de atención primaria todavía no hablan de saturación. "No hemos llegado a los picos de otros años, pero también es cierto que en las mismas fechas del año pasado no teníamos tantos casos", explica Carmen San José, del centro de Buitrago de Lozoya. "Estamos acostumbrados a ver gripe en el invierno puro y duro y este año la hemos visto en verano. Los casos todavía tienen que ir a más", añade José Luis Quintana, del centro de salud El Greco (Getafe).

"Estos días tenemos mayor afluencia de niños enfermos, por lo que pedimos a los padres que eviten ir a los puntos de urgencia si no tienen fiebre, sólo por mocos o tos", recuerda Concha Sánchez Pina, presidenta de la Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria (Ampap). Los médicos de primaria destacan que, pese a la alarma inicial, los ciudadanos están siendo responsables. "Hasta la fecha, a pesar del aumento progresivo de casos, la atención se está prestando con absoluta normalidad", destaca Paulino Cubero, presidente de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de octubre de 2009