La crisis de la automoción golpea a Lear y Honda en Cataluña

La crisis vuelve a golpear duramente a la industria catalana. Y por partida doble. Mientras en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), el fabricante de motocicletas japonés Honda anunciaba la deslocalización de gran parte de la producción y el despido de 180 trabajadores -más de la mitad de la plantilla, formada por 340 personas-, a casi 200 kilómetros de distancia, en Roquetes (Tarragona), al lado de Tortosa, la multinacional norteamericana de componentes Lear convocaba a los sindicatos el próximo lunes para anunciarles el cierre de la fábrica de cableado, en la que trabajan casi 520 personas.

La fatal decisión de Lear no pilla a nadie por sorpresa por muy traumática que sea. Empresa, sindicatos y Generalitat sabían que llevaba más de un año en la cuerda floja y que tenía los días contados. La fábrica tiene dos problemas: su especialización y el monocultivo. Fabrica cableado, una actividad intensiva en mano de obra y que Lear hace tiempo realiza en Marruecos y en Hungría. Y tiene un único cliente, Saab, al que suministra cableado para los modelos 93 y 95, que dejarán de fabricarse este año y en 2011, respectivamente. La fábrica lleva meses con un expediente temporal por falta de trabajo: las ventas de la firma sueca van muy mal.

Con el cierre, las comarcas donde muere el Ebro se convertirán en un páramo, Lear es la principal empresa. La Generalitat lleva meses intentando atraer algún proyecto para la zona. Hasta la fecha sin éxito. De las tres empresas con las que negociaba a principios de año (Alfonso Gallardo, Siliken y Dow Chemical), una ya se ha descolgado, según fuentes del Gobierno catalán.

El caso de Honda es casi una muerte de la planta. El grueso del ajuste afectará al personal de fábrica, que quedará muy reducido. De los cinco modelos que produce actualmente, en Barcelona sólo dejará la trialera Cota de Montesa, y las actividades auxiliares de inyección de plásticos y pintura. Lo más sorprendente es que se lleva las otras cuatro motos a Italia, especializada en modelos de gran cilindrada. El director comercial de Montesa Honda, Eduard Bigas, justificó ayer la decisión porque la planta está al 25% de su capacidad de producción, establecida en 50.000 unidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 17 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50