Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peres agradece a Zapatero que pare los juicios en España por el ataque a Gaza

El presidente español promete "mojarse por la paz" y por el pueblo palestino

El presidente de Israel, Simon Peres no se anduvo con rodeos. Aunque su reunión con Zapatero era protocolaria, planteó desde el primer momento la principal preocupación de los dirigentes israelíes: el deterioro de la imagen de su país por el conflicto con los palestinos. "Gracias por las posiciones adoptadas en las últimas semanas para que no se llevara ante los tribunales a líderes israelíes civiles y militares que no han hecho sino defender la vida de su pueblo", le dijo a Zapatero en una declaración sin preguntas.

Fue un agradecimiento embarazoso, pues el Gobierno ha dicho que la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para poner coto a la jurisdicción universal respondía al propósito de hacerla más eficaz y no de calmar las inquietudes israelíes. Y eso que fue la entonces ministra de Asuntos Exteriores de ese país, Tzipi Livni, quien anunció la reforma tras quejarse en enero a su homólogo español Miguel Ángel Moratinos del proceso abierto en la Audiencia Nacional contra los responsables de un bombardeo en Gaza en 2002 en el que murieron 14 civiles, varios de ellos niños.

El presidente niega que en España haya antisemitismo: "Lo había con Franco"

Peres cargó también contra la votación hoy en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, del informe del juez surafricano Richard Goldstone que denuncia crímenes de guerra en los ataques a Gaza de enero pasado y da seis meses a Israel para investigarlos. "No podemos aceptar que una mayoría hostil en Naciones Unidas se convierta en juez de nuestro país", clamó Peres.

España no forma parte del Consejo -aunque aspira a incorporarse al mismo en 2011-, así que no tiene que pronunciarse sobre el informe. Sin embargo, Zapatero dio a entender que no lo respaldaría. "No debemos poner encima de la mesa cuestiones como ésta para impedir el proceso de diálogo que pudiera producirse", declaró en Ramala, junto al presidente palestino, Mahamud Abbas. "Hay que poner fin a los problemas que permanentemente se reabren, a enjuiciamientos recíprocos", reiteró ante el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. "Si ese informe avanza afectará al proceso de paz", advirtió este último. "Espero que todos los países responsables voten en contra de ese informe, que alienta el terrorismo y daña la paz", agregó.

Frente a las denuncias sobre un supuesto auge del antisemitismo en España, Zapatero aseguró que "la única huella del antisemitismo es la de la dictadura de Franco, que siempre hablaba de la conjura judeomasónica". Preguntado por un artículo escrito en 1979 por el nuevo secretario general del PP de Valencia, en el que se negaba el Holocausto, lo calificó de "sencillamente insólito, inaceptable".

La de ayer fue la primera visita oficial de Zapatero a Israel y también a Cisjordania. Todos sus anfitriones se quejaron de su escasa duración. Incluso Hamás le pidió que acuda a Gaza para contemplar la destrucción causada por Israel.

Zapatero prometió seguir ocupándose del conflicto cuando asuma la presidencia de la UE, en enero. "España va a trabajar duro, va a mojarse por la paz y el reconocimiento del pueblo palestino", dijo en Ramala. Netanyahu se mostró dispuesto a trabajar con el presidente español, pero fijó su propio objetivo: un "Estado palestino desarmado" que reconozca a Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de octubre de 2009