Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat prohíbe las ofertas de barra libre y 'happy hours'

Se acabaron en Cataluña las promociones de bebidas alcohólicas en bares y discotecas. La Ley de Salud Pública que ayer aprobó por unanimidad el Parlament prohíbe, de forma expresa y bajo multa de hasta 10.000 euros, las típicas ofertas de happy hours -dos consumiciones al precio de una-, las barras libres, las bebidas gratis, rebajas de precio, tarifas planas y cualquier promoción de alcohol de las que, sobre todo los sábados, inundan los locales de ocio nocturno. "Hay que proteger al ciudadano y queremos impedir y frenar el consumo incontrolado de alcohol", señaló el director general de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Plasencia. La nueva ley también prohíbe las fiestas promocionales de marcas de bebidas alcohólicas y la publicidad por cualquier medio.

La medida se ha tomado de común acuerdo con los empresarios de bares y discotecas de Cataluña, con el objetivo de endurecer una legislación que ya preveía sanciones económicas, pero cuya confusa redacción daba pie a la impugnación judicial de las multas y su posterior anulación. Ahora los establecimientos que incumplan la ley se arriesgan a pagar entre 3.000 y 10.000 euros de multa.

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, aplaudió ayer la aprobación de la ley y anunció que su ministerio está trabajando en una norma similar "contra el consumo de alcohol".

Este punto es sólo uno más de una ley destinada a la prevención y la promoción de la salud como una de las mejores inversiones para reducir el gasto asistencial en el futuro. La norma incluye una cartera de 29 prestaciones, como las ayudas para dejar de fumar, que correrán a cargo del erario público, y la obligación de las administraciones de fomentar el ejercicio físico y la alimentación saludable con el fin de prevenir las enfermedades con un mayor índice de mortalidad: cáncer y dolencias cardiovasculares. El catálogo se completa con la salud bucodental, la planificación familiar para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, la prevención del cáncer e incluso la promoción de entornos saludables.

La ley presenta tres grandes apartados. El primero proclama la salud como un derecho que va más allá de la prestación sanitaria y que ha de promocionarse y prevenirse. Para ello, se ha redactado un plan de carácter interdepartamental que implica a todos las áreas del Gobierno, desde Medio Ambiente hasta Trabajo, respecto a la salud laboral. En el segundo se concretan las prestaciones a las que tendrán derecho los ciudadanos. Y el tercero se refiere a la creación de la Agencia de Salud Pública, integrada por la Generalitat y por los ayuntamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de octubre de 2009