Los Presupuestos para 2010 | El impacto de la crisis

La subida de impuestos persigue taponar la sangría de ingresos en 2009

Durante este año el Estado ingresará 41.634 millones menos de lo previsto - La recaudación crecerá un 5,3% en 2010 pese a la destrucción de empleo

La imprevisión del Gobierno sobre la gravedad de la crisis económica en 2009 ha generado un enorme agujero en las cuentas públicas. El Estado va a ingresar 41.634 millones de euros menos de lo que preveía y un 15% menos que en 2008, según la estimación que figura en los Presupuestos de 2010.

Las subidas de impuestos aprobadas el pasado viernes por el Gobierno para 2010, pendientes de ratificación por el Parlamento, permitirán recomponer en parte las maltrechas cuentas públicas. Al menos, es lo que la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, pretende con los Presupuestos entregados ayer en el Parlamento. Pese a estas medidas, Salgado aseguró que la presión fiscal "se mantendrá en los niveles de 2009", es decir, en el 33,1% del PIB.

Pese al aumento, Salgado aseguró que se mantendrá la presión fiscal
La mayor parte de las tasas se actualizan un 1% el año próximo
Más información
Más gasto corriente y menos inversión
El déficit del Estado se multiplica por cuatro en el último año
Salgado limita a 6.000 euros por 'pyme' la rebaja de Sociedades
Salgado admite que la subida de IVA reducirá el consumo en tercer trimestre

El año que viene, el Gobierno cree que ingresará un 7,7% más por los impuestos y un 5,3% en total, todo ello respecto al avance de liquidación de 2009. El IRPF aumentará un 7,2% gracias a la eliminación de la deducción de 400 euros (5.700 millones de euros más) y a la subida de la fiscalidad del ahorro (del 18% al 19% para los primeros 6.000 euros/año de ganancia y del 18% al 21% para el resto) con un efecto de 800 millones de euros.

Ese 7,2% en el IRPF sería un tirón importante frente a la caída del 9% de 2009 respecto a un año antes. Es verdad que este año parece haber sido el más duro de la recesión, pero también es cierto que 2010 no será fácil. Si durante 2009 se van a destruir 1,11 millones de empleos, en la media anual de 2010 el Gobierno espera que desaparezcan otros 303.500.

Las mismas dudas surgen con el IVA. Frente a una caída del 30,7% en la previsión para este año, el Gobierno estima que logrará remontar nada menos que un 26,1%. Parte de esta mejora se conseguirá con la subida de tipos (del 7% al 8% el tipo reducido y del 16% al 18% el medio), con una recaudación adicional de 5.150 millones de euros (entre 2010 y 2011, ya que la medida entra en vigor en julio del año que viene).

Las dudas surgen otra vez del cuadro macroeconómico ratificado ayer. El IVA es un impuesto que grava sobre todo el consumo y el Gobierno prevé que éste permanecerá prácticamente estancado en 2010 (0,2% de subida) e incluso caerá el privado (un 0,4%). Y luego está el imponderable de si una subida del IVA eleva los precios y retrae el consumo, escenario que el Gobierno parece no contemplar.

Además de las subidas ya anunciadas, una de menor calado es la rebaja en cinco puntos en el impuesto de sociedades para las pymes que creen o mantengan el empleo, con efecto en la recaudación de 700 millones de euros de menores ingresos. El impuesto sobre bienes inmuebles que cobran los ayuntamientos se sube, por otra parte, un 1%. También se actualiza un 1% la escala del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos.

Las tasas se actualizan, con carácter general, un 1%. No sube la tasa por el uso del dominio público radioeléctrico, ni las que gravan los juegos de suerte, envite o azar. Las tasas de aterrizaje, por prestación de servicios y utilización del dominio público aeroportuario, así como la de seguridad aeroportuaria mantienen las tarifas de 2009. Las tarifas de las tasas por distintas modalidades de propiedad industrial se modifican y, en general, se reducen. El tipo de interés legal del dinero se fija en el 4% y el de demora para deudas tributarias, en el 5%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS