Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón afea a los atuneros que protegerles cuesta 75 millones

Varios armadores estudian llevar a bordo mercenarios

Los españoles se están gastando 75 millones de euros al año para proteger de los piratas a los atuneros vascos, según dijo ayer la ministra de Defensa, Carme Chacón. Es decir, a "empresas privadas que hacen negocios privados", subrayó. "Ahora, necesitamos que también los atuneros hagan su aportación, me parece que es lo justo", agregó.

Chacón no ocultaba su indignación con los patrones de los buques que faenan en el Índico, algunos de los cuales siguieron su intervención desde la tribuna de invitados del Congreso.

La causa de su disgusto es la presión de los pescadores para que España, como ha hecho Francia, embarque infantes de Marina en los buques, para hacer frente a eventuales ataques piratas. Chacón reiteró ayer que esta petición es inasumible, pues la Ley Orgánica de la Defensa Nacional lo impide. "No es la opción adecuada ni operativa ni funcionalmente y lo que no voy a cometer son ilegalidades", dijo.

La ministra sugiere ayudas públicas para pagar la seguridad privada

El PNV insiste en que se embarque a infantes de Marina en los pesqueros

Como alternativa, les invitó a contratar seguridad privada, "incluso ayudándoles económicamente", y recordó que el Ministerio del Interior ha dado su autorización para que los guardias lleven "fusiles de repetición y largo alcance" a bordo. "Necesitamos que los atuneros hagan su aportación. El contribuyente español la está haciendo y muy importante", insistió.

Chacón aseguró que la UE ha dado luz verde para que la fragata Canarias y el avión de patrulla marítima P-3 Orion, integrados en la Operación Atalanta, se mantengan en la zona donde faenan los atuneros y se dediquen a protegerlos hasta que acabe la temporada de pesca. Además, añadió, se ha mejorado la comunicación entre las unidades militares y los pesqueros y se ha apoyado la incorporación de un representante de éstos al cuartel general de Atalanta en Northwood (Inglaterra).

Estas medidas no convencieron ni a los representantes de los atuneros ni al portavoz del PNV, José Ramón Beloki, quien aseguró que es obligación del Estado proteger a una flota con 15 barcos y 1.500 tripulantes. El PNV presentará una moción en la que pide que infantes de Marina se embarquen en los pesqueros, para lo que espera el apoyo del PP y otros grupos.

Beloki aseguró ayer disponer de un informe jurídico que avala la legalidad de esta medida y agregó que, si no fuera así, bastaría con cambiar la ley.

Mientras tanto, varios armadores están considerando la contratación de empresas extranjeras de seguridad. Según fuentes del sector, algunos pesqueros han realizado ya consultas con compañías que ofrecen servicios militares de seguridad.

Esta opción sería válida para los buques que navegan bajo pabellón de conveniencia, matriculados en países extranjeros, como Liberia, Cabo Verde o Seychelles, pero no para los que enarbolan la bandera de España y están sujetos a su legislación.

El director gerente de la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (Anabac), José Ángel Angulo, insistió ayer en que la solución "idónea" pasa por aceptar la presencia del Ejército en las embarcaciones, pero admitió que los buques con pabellón extranjero podrían llevar a bordo a profesionales con formación militar, como los que ofrecía en Irak la polémica compañía Blackwater. La dotación para estos casos estaría compuesta por cinco agentes con fusiles de asalto y una ametralladora pesada.

Angulo aseguró que embarcar infantes de Marina costaría mucho menos que los 75 millones que ayer dijo la ministra y recordó que los armadores se han ofrecido incluso a financiar el coste de esta medida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009