Montilla llama "trasnochados" a los socialistas que cuestionan el Estatuto

El presidente catalán acusa al PP y a sectores del PSOE de alejar Cataluña de España

Hace ya meses que los socialistas catalanes vienen advirtiendo de la fábrica de independentistas en la que puede convertirse, a su juicio, el Tribunal Constitucional si éste acaba recortando el Estatuto de Cataluña. Pero un día propicio para las soflamas nacionalistas como la celebración de la Diada sirvió ayer al presidente de la Generalitat, José Montilla, para ir un poco más lejos y acusar directamente al PP, y también a un sector del PSOE, de instigar un alejamiento sin marcha atrás entre Cataluña y España. "Algunos parece que quisieran que nos fuéramos", dijo Montilla, que calificó de "trasnochados" a los socialistas que cuestionan las aspiraciones catalanas.

El presidente del Gobierno catalán, que desde el primer día de su mandato fio toda su suerte al desarrollo del Estatuto que impulsó su antecesor, Pasqual Maragall, ve con preocupación cómo los sucesivos retrasos del Constitucional en pronunciarse sobre el recurso del PP pueden acabar con una sentencia desfavorable a escasos meses de las elecciones autonómicas previstas para dentro de un año. Los socialistas catalanes critican, además, que buena parte del PSOE haya dejado de defender a capa y espada la estricta constitucionalidad del Estatuto.

Más información
Puigcercós tilda de "banda de corruptos" a los ministerios

Ello explica que Montilla fuera ayer especialmente duro no sólo con el PP, sino también con el PSOE. En una entrevista en la cadena SER, el presidente de la Generalitat y líder de los socialistas catalanes opinó que en las filas del PSOE existe también "alguna voz trasnochada". No puso nombre a esas voces, pero, por ejemplo, en el PSC han sentado especialmente mal las declaraciones del presidente castellanomanchego, José María Barreda, alertando la semana pasada de que es "inasumible" que Cataluña quiera definirse como nación.

La escalada dialéctica de Montilla en defensa de la plena constitucionalidad del texto y subrayando que sus principios deben aplicarse diga lo que diga el Constitucional también han acabado por levantar ampollas en el PSOE. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, censuró ayer los mensajes de Montilla al considerar "poco prudente" y "totalmente aventurado" valorar una sentencia que ni se conoce ni se sabe cuándo se dictará. Es más, De la Vega insistió en algo que pone de los nervios a buena parte de los dirigentes socialistas catalanes: reiteró la vicepresidenta que es el Tribunal Constitucional el que tiene "la última palabra en nuestro Estado de Derecho". El PSC interpreta este tipo de mensajes como poco menos que un amago de distanciarse de un Estatuto que no sólo votó el PSOE en las Cortes para convertirlo en ley orgánica, sino que también obtuvo el aval personal de José Luis Rodríguez Zapatero. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, tampoco quiso aventurar qué pasará si el Constitucional modifica partes del Estatuto catalán como el referido a la financiación autonómica.

Los dirigentes del PP no desaprovecharon la Diada para denunciar las declaraciones de Montilla, que, en su opinión, sólo pueden interpretarse como "presiones" hacia el Tribunal Constitucional para que falle a favor del Estatuto. El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, afirmó que lo que pretenden Montilla y los partidos catalanistas es "deslegitimar" el Tribunal, y añadió que, de seguir así, habrá que plantearse "si tenemos o no Tribunal Constitucional". "Si lo tenemos, hay que aceptar sus sentencias".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Montilla volvió a negar cualquier presión y replicó que el PP sí ha presionado al alto tribunal. "Presiones son, por ejemplo, las recusaciones que se pusieron en marcha para inhabilitar a un magistrado por órdenes de la calle Génova [sede del PP]", aseguró.

Montilla entrega la bandera catalana al inspector de los <i>mossos</i> en el acto central de la Diada.
Montilla entrega la bandera catalana al inspector de los <i>mossos</i> en el acto central de la Diada.SUSANNA SÁEZ

Jornada de soflamas reivindicativas

- José Montilla, presidente de la Generalitat: "Trabajaré para impulsar una Cataluña que encuentre un encaje en España; desde diferentes estamentos y desde fuerzas políticas como el primer partido de la oposición se trabaja para todo lo contrario. Algunos parece que quisieran que nos fuéramos".

- Artur Mas (CiU): "No hay ninguna ley ni ningún tribunal, constitucional o no, que pueda estar por encima de la voluntad de un pueblo entero".

- Joan Puigcercós (ERC): "Esta es la última Diada en clave autonomista. A partir del año que viene, con la sentencia del Estatuto, el PSC, CiU o ICV deberán replantearse muchas cosas [...] "Queremos un Estado para dejar de pagar a los ministerios de Madrid, esa banda de corruptos que después nos envían a Arenys de Munt a los abogados del Estado de Falange".

- Joan Saura (ICV-EUiA): "En caso de que haya una sentencia negativa habrá que rehacer políticamente el acuerdo con el Gobierno central".

- Alicia Sánchez Camacho (PP): "Montilla debe ser claro y liderar una respuesta basada en el respeto a la ley y a la sentencia".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS