Entrevista:HANA MAKHMALBAF | Directora | 66º Mostra de Venecia

"No nos pueden matar a todos"

Hana es la última aportación de la saga Makhmalbaf al mundo del cine. En 2004 y a los 16 años presentó su primera película, Joy of Madness, algo que sucedió precisamente en el festival de Venecia. Su padre, el guionista y director de cine, Mohsen Makhmalbaf, es el portavoz del líder opositor iraní Mir Hosein Musavi y su hermana Samira es, posiblemente, la cineasta más conocida del país.

En 2007, Hana se ganó a público y crítica con Buda explotó por vergüenza (Premio Especial del Jurado en el Festival de cine de San Sebastián) reivindicando una aproximación personal al séptimo arte. Su último trabajo, Green days presentada ayer en Venecia, es no sólo un filme que sigue la trayectoria de fuerte concienciación político-social que identifica a la cineasta, sino el proyecto que cierra el círculo familiar de resistencia al actual régimen iraní. Gira en torno a las recientes elecciones en Irán y la consiguiente revolución verde que inundó las calles del país de manifestantes reclamando la anulación de las elecciones. La realizadora explica la historia de Ava, una chica con problemas psicológicos, que achaca a los sucesos políticos que están transcurriendo en su país. "Primero hubo esperanza, una oleada de esperanza que sacudió Irán... No nos merecíamos lo que llegó después", dice la benjamín de los Makhmalbaf.

"Hay muchos como Neda dispuestos a dar la vida por nuestra libertad"
"Yo soy sólo una más en esa lucha, arriesgo lo mismo que los demás"
"El fraude electoral fue masivo, hay un sinfín de pruebas que lo muestran"
"En Irán se sabe que en sus cárceles se tortura, se viola y se asesina"

La prensa italiana, muy aficionada a las etiquetas de consumo inmediato, ha bautizado al filme como "película express" (por la rapidez con la que ha sido ejecutada y presentada), pero el término no parece agradar a Hana, que a sus 21 años, recibe a EL PAÍS con el aplomo de una veterana: "esta película había sido concebida mucho antes de las elecciones. No la rodamos rápidamente y de forma descuidada, nos tomamos el proceso de filmación con la calma habitual, pero aceleramos todo lo posible la edición y la post-producción para tenerla lista antes. No puedo contarte cómo la sacamos del país porque el circuito que seguimos lo utilizan ahora otros directores de mi país. En cuanto estuvo fuera de Irán nos instalamos en casa de amigos y la montamos lo más rápidamente posible". A la menor de las Makhmalbaf la acompaña su hermano Maysam, que también ejerce de traductor. Hana luce el pañuelo verde que en Irán se identifica con los opositores y viste de negro riguroso.

"La oposición al gobierno de Mahmoud Ahmadineyad es ahora todo el pueblo de Irán. Hay muchísimas Neda [una joven estudiante de filosofía, presuntamente abatida por las fuerzas de seguridad del gobierno iraní, cuya agonía fue capturada en un vídeo de 40 segundos -emitido por la CNN- y convertida en un símbolo de la oposición del país] y muchos otros dispuestos a dar la vida por nuestra libertad. Mi familia está comprometida con esa causa desde hace 30 años. No es la primera vez que intentamos ser libres, primero nos lo impidió el imán Jomeini y ahora Ahmadineyad, pero eso no va a hacer que la gente renuncie: lo intentamos hace 30 años, volvimos a intentarlo hace 12 y hace cuatro, nadie debe dudar que volveremos a intentarlo en el futuro". Al preguntarle por su papel en el movimiento opositor y los peligros que conlleva la militancia de su familia, la cineasta parece tenerlo muy claro: "Yo soy sólo una más en esa lucha, arriesgo lo mismo que los demás, no me siento más expuesta y hay algo evidente: no nos pueden matar a todos".

Green days se filmó en pleno proceso electoral y su rodaje finalizó cinco días después del mismo, entre acusaciones de fraude electoral masivo: "no son acusaciones, hay un sinfín de pruebas que muestran que se produjo un fraude masivo. La gente de Irán estaba celebrando la victoria de la oposición en la calle y todos daban por hecho que el cambio se había logrado. Nadie contaba con que países como China y Rusia seguirían comerciando con Irán y que no obligarían a Ahmadineyad a retroceder. Mientras todos esos países sigan tratando comercialmente con Irán será difícil que logremos ser libres. Por ese motivo deberían avergonzarse".

Makhmalbaf levanta el tono cuando se le pregunta por lo que está pasando actualmente en Irán: "Ahmadineyad nos ha convertido a todos en nómadas. Todo el mundo en mi país sabe que en sus cárceles se tortura, se viola y se mata. Irán sufre hoy un régimen militarizado, pero ni siquiera el gobierno podrá confiscar todos los ordenadores y los teléfonos móviles y por ese motivo siempre acabaremos sabiendo lo que está pasando. De todos modos, algo va a pasar en Irán y va a ser muy pronto: el pueblo no va a quedarse con los brazos cruzados".

La directora de cine iraní Hana Makhmalbaf, ayer al finalizar la entrevista.
La directora de cine iraní Hana Makhmalbaf, ayer al finalizar la entrevista.XAVIER TORRES BACCHETTA

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 12 de septiembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50