Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad anula las vacaciones en septiembre por la gripe A

Güemes consultará a los sindicatos la supresión de las vacaciones del personal

Los permisos para el personal sanitario de los ambulatorios quedarán suspendidos a partir del 15 de septiembre debido a la probabilidad de que se produzca "un repunte de la incidencia de casos de gripe por virus A/H1N1". La orden llegó el martes a los centros de salud del área 5 en forma de una circular interna, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, en la que se informa a los coordinadores médicos, responsables de enfermería y jefes de grupo de que deberán posponer las licencias de los trabajadores que tienen a su cargo.

La medida, según se desprende de la circular, afectará a todos los trabajadores de atención primaria de los centros de salud (420) de las 11 áreas sanitarias y parte de las instrucciones dictadas por la directora general de Atención Primaria, Patricia Flores.La circular, con fecha de salida del registro del Servicio Madrileño de Salud del 4 de agosto, afirma que las previsiones que maneja la Consejería de Sanidad en relación a la pandemia son que "a partir de mediados de septiembre empezará a producirse, con bastante probabilidad, un repunte de la incidencia de casos". Ese factor, continúa el texto, "unido a la elevada tasa de ataque del virus, originará un aumento de los casos en la población general". Y añade que también aumentarán los casos "posiblemente entre el personal de los centros de salud y de los hospitales".

"Es lógico plantearse medidas extraordinarias", dice la circular

"Lamento los perjuicios que pueda ocasionaros", finaliza la carta

Con ese escenario, añade la circular, "es lógico plantearse medidas extraordinarias como la desautorización de licencias y permisos de los profesionales de los servicios considerados esenciales para la comunidad". El texto, firmado por la directora gerente del área 5 de atención primaria (la que tiene La Paz como hospital de referencia), asegura que esas medidas se toman "siguiendo instrucciones de nuestra directora general de Atención Primaria", Patricia Flores.

Las instrucciones concretas a los destinatarios de la cirular (coordinadores médicos, responsables de enfermería y jefes de grupo) se dan el último párrafo: "Todos los trabajadores con permisos, autorizados previamente o no, con posterioridad a esa fecha deberéis posponerlos hasta recibir nuevas instrucciones". A continuación, la directora gerente añade: "Lamento sinceramente los perjuicios que esta medida pueda ocasionaros, tanto en vuestros planes personales como familiares, pero estoy segura de que podréis comprender la naturaleza de esta situación excepcional". La atención primaria cuenta con más de 12.000 profesionales, de los cuales 4.350 son médicos.

A modo de introducción, la circular menciona también que la Consejería de Sanidad está elaborando un "documento guía que, teniendo como marco de referencia el Plan de preparación y respuesta ante una pandemia de gripe de la Comunidad de Madrid, establezca las líneas comunes de actuación y sobre todo de organización en los centros de salud de las distintas áreas". Sobre ese documento añade: "lógicamente tendréis puntual información de dicho plan cuando esté concluido".

El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, aseguró ayer que "cualquier medida que afecte a los recursos humanos se tomará pactando con las organizaciones sindicales en la mesa sectorial". En ese sentido, puntualizó que su consejería está "valorando distintos escenarios" para "ver cómo tenemos que organizar los recursos humanos". No descartó que haya que suspender o aplazar las vacaciones y permisos de los trabajadores aunque, dijo, "esa medida todavía no está en fase de instrucción". Sobre la posibilidad de que los centros de salud abran también los sábados, aseguró que "debería ser una medida de carácter nacional".

"Prevemos un aumento de la frecuentación" de los centros de salud, aseguró Güemes. "Pero no por la gravedad de la gripe sino porque hay cierta alarma creada". Los usuarios, añadió, "como mínimo acudirán para demandar más información". A diferencia de la gripe estacional, todavía no hay vacuna para la gripe A. "Con la estacional termina vacunada muchísima gente. En este caso habrá bajas laborales que, aunque no serán graves, obligarán a reorganizar los recursos". Se trata, añadió, "de que la gripe afecte lo menos posible a los servicios públicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de agosto de 2009