Editorial:Editorial
i

Rumbo a ninguna parte

ETA asesina a dos guardias civiles para demostrar que sigue existiendo

En su rumbo a ninguna parte, los terroristas han sumado dos nuevas víctimas a su interminable listado de atrocidades. El atentado de Burgos, apenas 24 horas antes del perpetrado a mediodía de ayer en Mallorca que costó la vida a dos guardias civiles, además de un tercero frustrado por los artificieros en el cuartel de Palmanova, desvelaba la principal preocupación de la banda en estos momentos: exhibir su disposición a seguir matando tan sólo para demostrar que existe.

Es probable que, al prever un lapso tan breve entre la colocación de la sucesión de bombas, los terroristas pretendieran crear un clima de miedo capaz de desencadenar la espiral que ansían desde sus más antiguas ensoñaciones: una ciudadanía clamando ante las instituciones para que pongan fin al terror a cualquier precio y unas instituciones que, por su parte, se revelaran incapaces de contrarrestar el desistimiento de la ciudadanía. Hasta que los terroristas se convenzan de que no existe avance posible por ese ignominioso camino no cabe descartar nuevos atentados.

Más información

Tampoco en esta ocasión la ensoñación de los terroristas sobre el desistimiento de los ciudadanos se ha convertido en realidad. Entre otras razones, porque el sistema democrático en España logró abrirse paso entre sus crímenes en momentos mucho más difíciles que los actuales, cuando sus acciones estimulaban las pulsiones involucionistas que también buscaban destruir las incipientes instituciones del Estado de derecho. Los ciudadanos han aprendido, porque la sinrazón de los criminales de Burgos y Mallorca se lo ha enseñado, que contra el terrorismo no existen recetas mágicas, ni al margen de la ley ni por la vía de intentar entrar en razones con ellos.

Si el primer camino es imposible por imperativo del Estado de derecho que ellos desprecian y de una conciencia moral que rechaza disponer de la vida de nadie, incluida la de los asesinos, el segundo está definitivamente cerrado porque así lo ha querido la banda y porque el Estado ha tomado buena nota de la experiencia con tres presidentes del Gobierno diferentes. Es absurdo que los terroristas sueñen con volver a una imposible mesa de negociación a través de las bombas cuando fue a través de las bombas como la abandonaron en cada una de las ocasiones que han tenido.

El Gobierno, la oposición y la práctica totalidad de las fuerzas políticas han aprendido la lección: la acción policial y judicial, además de las iniciativas para aislar socialmente a los terroristas, es la única estrategia que queda en pie y en torno a la que existe un amplio e implícito consenso. Además, por descontado, de la cooperación internacional, que ha obtenido un espaldarazo decisivo con la reciente sentencia del Tribunal de Estrasburgo avalando la disolución de Batasuna. Con esta cadena de atentados, la banda no hace más que confirmar la justicia de la sentencia, haciendo más estrecho el callejón en el que se adentra cada vez más y del que sólo existe una salida: dejar de matar.

La búsqueda de espectacularidad por parte de los terroristas ya no confunde a nadie: es lo mismo que han venido haciendo, desde hace justo hoy 50 años, cada vez que se han encontrado contra las cuerdas. Para cometer atentados como los de Burgos y Mallorca no hace falta mucha fortaleza, sino muy pocos escrúpulos. Los terroristas, sin duda, han demostrado no tener ninguno, pero eso no les concede ventaja frente a unas instituciones y unos ciudadanos que siguen condenando sus atrocidades. Y además, condenándolas de la manera más eficaz frente a los asesinos, cumpliendo cada cual su papel: la policía detendrá a los culpables, los juzgarán los jueces y los ciudadanos seguirán respaldando a las instituciones. Los terroristas, encadenados a su locura, sólo habrán logrado sumar dos víctimas a su siniestro haber.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 31 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50