Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Millet deja la presidencia del Palau tras el supuesto desvío de 2,29 millones de euros

La fiscalía pide al juez que intervenga la fundación y la asociación Orfeó Català

Al cuarto día de que los Mossos d'Esquadra registraran por orden judicial las dependencias del Palau de la Música Catalana, Fèlix Millet puso ayer sus cargos como presidente del Orfeó Català y de la Fundación del Palau de la Música a disposición de los órganos de gobierno de ambas entidades, que decidieron "suspenderle temporalmente" de sus responsabilidades, según una nota hecha pública por el auditorio modernista. Diversas fuentes señalan que Millet se sintió obligado a presentar su dimisión, por recomendación de sus abogados.

La suspensión de los cargos es, según el comunicado, "hasta que se aclaren" las investigaciones y diligencias judiciales de que son objeto Millet y otros cuatro directivos de la Fundación del Palau por presunto desvío de 2,29 millones de euros. Millet será sustituido temporalmente por Mariona Carulla Font.

Mientras los hechos se precipitaban, ayer trascendió que la fiscalía ha solicitado al Juzgado de Instrucción 30 de Barcelona que intervenga la fundación y la asociación Orfeó Català de cuyas arcas se produjo el supuesto desvío de dinero durante 2003 y principios de 2004. La medida ya se solicitaba en la querella que presentó la fiscalía hace un mes, pero el juez no ha adoptado hasta ahora ninguna decisión. Por ese motivo, el fiscal se lo volvió a reclamar el pasado 24 de julio.

Si el juez atiende la petición tiene dos opciones: nombrar unos administradores que se hagan cargo de la fundación y la asociación mientras se tramita el proceso judicial o requerir a la Generalitat para que administre ambas instituciones a través de un protectorado que depende del Departamento de Justicia. Millet y otras cuatro personas cuya identidad no ha trascendido están acusadas de apropiación indebida y falsedad.

En ningún momento de su comparecencia ante el consejo del Orfeó Català y de la comisión delegada de la fundación del Palau, Millet se exculpó de las acusaciones que pesan sobre él, según manifestaron fuentes de esas entidades, que indicaron que, aunque el directivo se mostró sereno, le era difícil disimular su abatimiento.

Millet convocó ayer con carácter urgente a los órganos de gobierno del Orfeó Català y la fundación, a cuyas reuniones acudió acompañado por sus abogados, quienes le recomendaron este fin de semana que pusiera sus cargos a disposición de los órganos de gobierno de las diferentes entidades que preside. Mañana está previsto que dimita de la última responsabilidad que le resta: la vicepresidencia del consorcio del Palau de la Música -formado por el Ministerio de Cultura, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona-, que preside José Montilla. La dimisión se haría efectiva durante la reunión que celebrará mañana el consorcio del Palau, que administra el auditorio modernista. Las administraciones deberán nombrar a un sustituto.

El entorno de Fèlix Millet confía en que la suspensión de los cargos será temporal y que en breve podría ser exculpado. Sin embargo, esta opinión contrasta con la que sostienen otros miembros de la fundación y, sobre todo, fuentes judiciales conocedoras de las numerosas pruebas que supuestamente le inculpan.

Mariona Carulla Font, que provisionalmente sustituirá a Millet al frente del Orfeó Català y la Fundación del Palau, quiso ayer dejar claro que su permanencia en el cargo será meramente temporal. Carulla Font, que hasta ayer era vicepresidenta primera de la junta del Orfeó y miembro de la comisión delegada de la fundación, es hija del industrial y mecenas Lluís Carulla, y tanto ella como su madre, Maria Font, han estado vinculadas al Orfeó y el Palau de la Música desde hace muchos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de julio de 2009