Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Harry Potter abandona la adolescencia en su sexta película

La sexta entrega fílmica de Harry Potter llegará el día 15 a las pantallas españolas y de media Europa y se estrena hoy en Londres. Dirigida, como la quinta, por David Yates, Harry Potter y el misterio del príncipe da un salto hacia la madurez provocado tanto por la propia base del filme, el libro de J. K. Rowling, como por el hecho de que los actores protagonistas ya no son los niños que eran al rodar la primera entrega hace nueve años, sino jóvenes adultos que bordean la veintena.

Es una película más oscura y también más adulta: los tímidos escarceos sexuales de la última entrega dan paso en ésta a un casi permanente coqueteo entre los protagonistas. "No hacemos más que seguir el mapa que nos ha dado J. K. Rowling: esta entrega es más madura, más compleja, y los espectadores más jóvenes de los visionados que hemos hecho responden muy bien a la madurez y la intensidad de algunas de las escenas. No se sienten tratados con condescendencia", explicó ayer Yates.

También ha madurado la relación entre Potter, interpretado como siempre por Daniel Radcliffe, y el profesor Dumbledore (Michael Gambon). "La relación era la de maestro y alumno, y ahora Harry se convierte en uno de sus lugartenientes", explicó Radcliffe.

El filme promete apasionar a los fanáticos de Harry Potter, pero puede aburrir a los profanos, pues las casi dos horas y media que dura se hacen muy largas. Conviene no perderse el espectacular principio, con hermosísimas vistas de Londres desde el aire atacado por los malvados mortífagos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de julio de 2009